El fondo andorrano Emin Capital ha podido confirmar este martes la compra a Barceló de Inmobiliaria Formentor, propietaria y explotadora del ‘Formentor, a Royal Hideaway Hotel’, de cinco estrellas gran lujo situado en Mallorca y de una finca rústica que tiene dentro 1.200 hectárea de terreno donde se posiciona el hotel, tal como un viñedo y un coto de caza. El fondo andorrano había firmado una alternativa de compra del activo en noviembre del 2019 ejecutable en el mes de diciembre del 2020. El precio de la adquisición es 165 millones de euros y será financiada con un crédito puente de 80 millones, con el BBVA, Banco Santander y Banc Sabadell. La operación pone de manifiesto la elevada actividad en el mercado hotelero español, especialmente el vacaciones, causada por la situación del área afectado particularmente coloca la pandemia del coronavirus.

La operación pudo ratificarse tras haber sido aprobado recientemente por el Municipio de Pollensa –comunica Alimarket–, el proyecto básico de reforma del hotel mallorquín anunciado por Formentor Bay (Emin Capital), que tiene dentro la reducción de su aptitud desde las 123 habitaciones actuales a 100 habitaciones (200 plazas), todas con vistas al mar. Emin Capital tiene un plazo de seis meses para la ejecución del proyecto y dos años más para la realización de las obras, con la previsión de reinaugurar el hotel en 2023. La inversión en la reforma del inmueble rondaría los 20 millones. El establecimiento será explotado por Emin Capital mediante un contrato de gestión con la cadena canadiense Four Seasons Hotels & Resorts, que inauguró en septiembre su hotel estrella en Madrid y tiene otro proyecto en Marbella.

Tras la venta del Formentor, el catálogo del conjunto Barcel incluye 139 complejos con 39.607 hospedajes, de los que más de la mitad, 20.640, ofrecen categoría cinco estrellas y enorme lujo, distribuidas en 60 establecimientos. De estas últimos, son siete los hoteles que lucen el sello Royal Hideaway, abanderando 1.497 habitaciones, repartidas en México, República Dominicana y España (5).

Emin Capital, cuyo asesor encargado es Jordi Ignasi Badia Llorens, se presenta como un fondo experto en el sector inmobiliario que, en nuestros días, está en proceso de inversión de su tercer vehículo. Con una quincena de inversores, su capital se reparte en un 70% entre inversores institucionales (fondos de pensiones, principalmente) y el 30% que sobra entre una decena de ‘family office’, por ejemplo Rodina, de la familia mexicana Chaval,






Fuente