La entrevista para hacer balance de la primera vuelta del entrenador del Cáceres Patrimonio de la Humanidad, Roberto Blanco Claro (Plasencia, 27-2-1976), tiene unas connotaciones distintas a todas y cada una de las anteriores por la pandemia, que ha condicionado mucho los ritmos de su conjunto, en este momento colista de su subgrupo de LEB Oro… con 2 encuentros jugados menos que la mayor parte de sus oponentes. Como es habitual, el técnico no rehúye cuestión alguna. 

¿El cómputo cambia mucho ganando o perdiendo el partido aplazado frente al Tizona?

Bastante. Cada victoria, y si encima es ante un rival para la permanencia, ya que más todavía. Es cierto que en el momento en que ese partido sea el 23 de enero vendremos tras otros dos frente rivales directos como Melilla y Ourense. La situación del equipo ese día tanto anímica como física como clasificatoria puede ser muy importante.

Por ahora, y a simple vista, su equipo ha ganado a quien debía ganar y perdido con quien tenía que perder…

El domingo por la tarde hicimos un vídeo, el más riguroso de la temporada, tras perder contra Breogán. Hicimos el peor partido contra el mejor conjunto. Les dije a los players que si ganar a los que están cerca de nosotros y perder con los que están por encima era nuestro propósito para socorrer, seríamos un conjunto mediocre, como pasó en Lugo en relación a ambición. Se debe tener la motivación exacta para competir contra todos. Si solo la tenemos contra determinados rivales, poseemos un problema.

¿Satisfecho o no?

No, como no lo está ningún jugador porque saben que tienen la posibilidad de ofrecer más de sí. Sí lo estoy con el trabajo períodico, con el conjunto que tengo, con muchas de las cosas… No tuvimos continuidad por fundamentos extradeportivos. Hay instantes de partidos en los que hemos debido estar más serenos, más centrados, y nos hemos equivocado. Es una crítica constructiva para todos, introduciendo el ‘staff’.

Ha tenido que enfrentar 2 parones por covid-19, uno extraño y otro propio. ¿Han sido tan dañinos como puede parecer en un comienzo?

Sí porque tienes una planificación tanto física como táctica y eso acarrea un progresión en la competición. Jugamos una buena sección primera contra Palencia y el tercer cuarto nos lastró. Contra Valladolid asimismo hicimos un buen partido, progresando… y llegamos al partido ante Coruña tras 26 días sin competir. Eso cuesta mucho levantarlo. Mentalmente es bien difícil de afrontar, como ocurre a todos y cada uno de los equipos de la liga. Eso a veces te ayuda a ganar y otras a no estar en las mejores condiciones.

Todavía están lejísimos de la sinfonía que fue por instantes la temporada pasada, principalmente cuando se interrumpió la competición…

Claro, mas si analizamos los ocho primeros partidos de la pasada temporada, hay ciertas semejanzas. Este es otro equipo, otros players, mas sí que hemos encontrado esencias del juego que queremos. No hay que reinventarse, sino intentar buscar los mejores aspectos de cada jugador. Se han visto pinceladas.

¿La vía de desarrollo del equipo es colectiva o individual?

Hay automatismos colectivos que requerimos mejorar. Poseemos jugadores de un potencial ofensivo increíble y por diversos fundamentos no les encontramos en las mejores ocasiones ni ellos se están encontrando cómodos. Ese es un trabajo del cuerpo técnico. Debemos conseguir que comprendan que son escenciales en nuestro juego, pero no de manera individual. No son uno ni 2: hay varios jugadores que tienen que ofrecer un paso adelante para el juego colectivo.

Ya que sus dos anotadores natos, Jeff Xavier y Devin Schmidt, están bajo el 39% en tiros de campo… ¿se es dependiente bastante de la inspiración de ambos?

Les hemos dado bastantes balones en segundos iniciales de las pertenencias. Es una cuestión colectiva. No se los hemos dado en los momentos adecuados. Hemos abusado da darles la responsabilidad. Ellos, como tienen mucha personalidad y con una ética de trabajo inusual, no la eluden. Tenemos que llevar a cabo una mejor lectura de de qué forma y cuándo dársela. Si están teniendo una usabilidad muy alta mirando la estadística avanzada, es que no es culpa de ellos, sino de todos. Ellos van a mostrarse, mas no pueden hacerlo en los primeros seis segundos de cada ataque.

No obstante, por la parte interior la apuesta por Sandi Marcius está saliendo bien. Él y Roeland Schaftenaar semejan mejorar a Arkeem Joseph y Jordy Kuiper…

Quizás haya la sensación de que les llegan pocos balones, mas no es de esta forma. Jugamos mucho para los interiores, mas es verdad que tenemos que llevar a cabo ese equilibrio tradicional entre enormes y pequeños que nos está costando. Hay movimientos intermedios para que se compatibilicen ambas cosas. Es el desarrollo. Hemos jugado siete partidos de una liga que frecuenta tener 34.

¿Y los bases?

Mi relación con los dos es muy fluida. Cada día hay una charla y un trueque de ideas. Es verdad que a Fran [Cárdenas] le está costando tener continuidad por el tema de la lesión y los parones, mas ya se van viendo cosas poco a poco. Estoy contento con el trabajo de los dos. Jorge [Sanz] está probando que es un enorme base en esta liga. Son diferentes, con formas distintas de agredir, mas la misma de defender: no dando un respiro.

Lo que asimismo se confirma es que los jóvenes deben ganarse su seguridad. ¿Por qué Paco del Águila y Sylvester Berg sí y Aitor Etxeguren no?

Aitor es un jugador que viene aquí a comenzar a crecer, con un papel alternativo a todo cuanto poseemos y que fuera ganándose sus minutos. Llegó con 17 años y lo que requiere es bastante trabajo. Es cierto que aguardábamos un poquito más y que nos diera más minutos de fiabilidad en los partidos. En los adiestramientos va mejorando, entendiendo cuál es su papel, aprendiendo de Roeland y Sandi. La LEB Oro no es una liga simple y te penaliza cada error. Es una transición importante para él.

¿Echa de menos a players que no están como Luis Parejo, Ricardo Úriz y Jorge Bilbao?

Eso sería lo fácil en ciertos instantes, pero me tengo que centrar en lo que tengo. Si pierdo el tiempo pensando en los que estaban y por el momento no están, tengo un problema porque no estaré invirtiendo toda mi capacidad como entrenador para mejorar lo que tengo. Sí que he dicho alguna vez que se echa de menos a un jugador como Luis porque es importante dentro y fuera de la pista y era un capitán inusual, mas hay otros que tienen que ir cogiendo ese papel. ¿En este momento no hay ninguna persona que tenga esa figura? De a poco alguno lo está tratando coger, cada uno de ellos con su personalidad especial. Son los jugadores que queremos tener y iremos a muerte con ellos.

¿Qué le se ve el cambio en las bases de competición ahora iniciada la liga? Se ha popular que el vencedor del conjunto por la permanencia jugará los ‘playoffs’…

Es intentar que la multitud esté contenta, es un caramelito… A mí no me agrada nada el formato de competición: que solo logre subir uno, que haya dos grupos y de qué forma están montados. Lo único que me gusta es la Final Four final, pero ahora está. Pienso que esta temporada no va a ser el año más justo de la LEB Oro. Va a haber varios motivos para que no todo el mundo esté en las mismas condiciones.

¿Opina que, como se decía en verano, el grupo B es menos fuerte que el suyo, el A?

Por supuesto, intento ver todos y cada uno de los partidos de la liga para ver cómo trabaja el resto de la multitud. Las plantillas son más extensas en nuestro grupo y todo el planeta lo afirma. Mas en el B hay equipos con 6 o bien 7 jugadores de un nivel altísimo. En el final cuesta mucho competir y nadie te lo va a poner simple.

Descienden a LEB Plata los cuatro últimos de la segunda etapa. ¿Le da temor o respeto?

Es una barbaridad. Tengo contacto con un prominente porcentaje de entrenadores de la liga, con más y menos presupuesto, y para bastantes equipos fué muy difícil sacarlos adelante. Que en una competición de 19 el premio sea que sube uno y bajan 4… Eso no hay por dónde cogerlo.

¿Es miedo a bajar entonces?

¡Ninguno! En el momento en que como hace dos años uno coge un conjunto en descenso, está a puntito de escapar del conjunto porque las cosas no salen bien y se juega la vida en el último partido en la pista del Canoe, ¿de qué manera voy a tener miedo en la día octava? Me ha quedado egocéntrico y no lo soy, mas es la verdad. De ahí he aprendido a no tener ese miedo. Ya he pasado de ahí que y lo pasé muy mal.

¿Con ocho victorias se va a estar en el conjunto del ascenso?

Ocho o nueve, sí. Con ocho es un número importante y con nueve entramos seguro, mas son muchos partidos.

Siempre que puede lamenta la prohibición de que haya público en los partidos de casa. ¿Piensa que se está siendo injusto con los deportes que practican en los pabellones en Extremadura?

Lo que no es, es equitativo. Siempre debe ir por delante la bandera de la salud y la seguridad porque todos poseemos casos próximos que nos dan mucho miedo y más en estas fechas. Pero lo que yo pienso como entrenador de baloncesto y persona de a pie es que si veo otros campos de la vida a los que sí se puede asistir, no entiendo cómo en el Multiusos, donde caben 6.000 personas y se tienen la posibilidad de adoptar todas y cada una de las medidas que sea, es imposible que vengan 400 o bien 500. Comprendo que va a estar muy estudiado y muy analizado, pero no lo entiendo y así lo expreso. Todo el mundo tiene que trabajar y estratos sociales que necesitan de público, mas nosotros asimismo. Si el día que jugamos contra el Leyma Coruña… no sé si hubiéramos ganado, pero tengo claro que el conjunto hubiera sentido el calor de la gente, que asistencia mucho. Quisiera que próximamente pueda venir porque son vitales.

¿No es justo jugar en la pista del Breogán con público y que en Cáceres no logre haber?

Claro que no lo es. Me chifla que haya gente allí. Pertence a las pistas más bonitas de la competición y la temporada pasada nos aplaudieron cuando ganamos. Pero yo lo que quiero es que haya público aquí. Está pasando lo mismo en la Euroliga: en unos sitios hay público y otros no. Pero es lo que hay, pero desde ahí pelearemos, como siempre.






Fuente