‘Estados Unidos contra Billie Holiday’: un tributo incómodo

0
8

Lee Daniels suele hacer películas terribles que, eso sí, al menos desperdician carácter. Y por eso es doblemente sorprendente que su interpretación de Billie Holiday, cuya vida ha estado tan llena de momentos memorables, sea tan gris e inexpresiva. ¿Cómo es con tantas otras películas biográficas? El musical, por su intento de cubrir demasiado, se convierte en una aburrida sucesión de episodios, la mayoría de ellos desprovistos de personalidad -la excepción más conocida es su secuencia central alucinatoria- que logran unir sólo gracias a la gran labor actoral de Andra Day, quien recrea a la perfección la mezcla de orgullo y fragilidad de Holiday y su voz cálida y rota.

La película busca combinar un relato lineal de la trágica vida de la artista con una reconstrucción del acoso al que fue sometida por el FBI por su versión de la canción ‘Strange Fruit’ -considerada un himno antirracista- y su adicción a las drogas. , y en ningún momento podrá hacerlo de forma equilibrada. Durante su rodaje de 130 minutos sufre de tal aspereza estructural y narrativa que, a pesar de contar una historia muy sencilla y llena de diálogos decididos a dar explicaciones, en ocasiones se confunde francamente. Mientras tanto, sin duda en busca del tremendo melodramatismo que sustenta su anterior cine, Daniels está menos interesado en el talento artístico de Holiday que en su adicción y la autodestrucción que conlleva, y no duda en resumir su figura en una colección de planos. Cortocircuitos de jeringas. Para denunciar los abusos de los que fue víctima Holiday en su día, termina sometiéndola a otra forma de abuso.

.