Todavía no he podido ver a ‘Clytemnestra’ pero si es como su director, José María del Castillo, este trabajo es todo corazón, superación y honestidad. Porque este joven actor (lo veremos muy pronto en una serie de televisión con la actriz Carmen Maura), bailarín, músico y coreógrafo ha tenido que superar cientos de obstáculos para llegar hasta aquí. Y «aquí» tiene una obra que ganó el premio del público en el prestigioso Festival de Teatro Garnacha de La Rioja y también está nominada a los Premios Sevilla Escenario 2019 en las categorías de Mejor Espectáculo, Mejor Dirección y Mejor Actriz (Natalia Millán). Eso, sin olvidar, las dos nominaciones de este año a los Premios Max en el apartado, de nuevo, a mejor actriz protagonista y mejor música. Por cierto, música original del ya galardonado con ese mismo galardón, Alejandro Cruz Benavides y a la que se suma la coreografía de Benjamín Leiva.

Esta obra repasa a través de la danza, la música, el flamenco y la interpretación a uno de los grandes personajes de la antigüedad clásica, considerada una de las «mujeres terribles», rebelde y vengativa de su sexo, y siempre un personaje controvertido en las grandes tragedias grecolatinas.

Con la misma pasión que Natalia Millán, que no canta ni baila en esta obra, (un detalle más a tener en cuenta, sobre la personalidad de esta directora, porque era fácil dejarse llevar por las facultades y currículum de la actriz) José María del Castillo defiende su ‘Clitemnestra’ con sus ojos, con sus manos, con su sonrisa y con su mirada, mientras hacemos esta entrevista…, y uno se deja llevar al escenario de sus sueños. Eso, que este sevillano llenará de humor y drama el 13 de agosto en el Teatro Romano de Regina en Casas de Reina (Badajoz) y el 14 de agosto en Cáparra, en Cáceres, dentro de la extensión que el festival de Teatro de Mérida tiene en nuestra comarca.

Que nunca caiga el telón sobre emprendedores como él, porque solo así, los demás mortales podemos seguir soñando, aunque nunca pisamos un escenario. Entra y lee.

– Hace unos días representaste ‘Clytemnestra’ en el Teatro Medellín, ¿cómo fue la experiencia?

« Impresionante, estamos emocionados. La acogida, el espacio, el entorno fue impresionante, que es maravilloso. El público reaccionó muy bien, estábamos muy cómodos y la verdad es que la seguridad y el protocolo anti-Covid me llamaron la atención. Fue una muy buena experiencia sin ningún problema y tanto el público como nosotros estuvimos muy, muy bien. Una experiencia maravillosa. Ya estamos preparados para Regina y Cáparra

– ¿Crees que es un trabajo que «crece» con cada actuación?

-La obra crece, los actores están mucho más cómodos. Hay mucho equipo, mucha música, coreografías. El trabajo es un engranaje de reloj. Lo que pasa es que los actores empiezan a crecer …, y por ejemplo Natalia Millán logra un nivel de emoción, empatía y conexión con el público brutal …, ves a la gente llorando, riendo …, la obra pasa por un montaña rusa de emociones. También creo que el espacio agrega, hacer esta obra en un escenario como el Teatro de Regina, Medellín o Mérida agrega, hay algo que vibra. Extremadura amplía un poco esta obra. Además, la cercanía de Andalucía con Extremadura y viceversa hace que la obra se entienda mejor porque tiene mucho flamenco. Hay una conexión. Tenía claro que quería usar el flamenco como hilo conductor de la obra porque para mí es un arte visceral, que llega a las tripas, como le pasa al protagonista. Cualquier folklore, fado …, llega a las raíces, y el flamenco, que es lo mío también. Creo que fue una buena idea mezclar el flamenco con la tragedia griega.

– ¿Y ha sido difícil conjugarlo?

«Difícil … sí y no». La dramaturgia es difícil pero la combinación no, porque no hay diferencias entre visceralidad y tragedia. Cuando ella está desgarrada por un hecho trágico (no quiero estropear) allí, se cantan fandangos valientes … Su hija (Ángeles Rusó) canta un cante que combina a la perfección con lo que está pasando, junto a Alejandro Cruz Benavides. El piano (que también firma la letra) te hace vibrar…, allí nada choca, todo fue muy fluido. Ya te lo dije, la dramaturgia era más compleja. Soleá por bulerías, fandangos, siguiriyas…, y mucho baile flamenco con bailaores de primer nivel que hacen un trabajo multidisciplinar en este trabajo: todo el mundo tiene que cantar, bailar y actuar. También hay momentos como la Guerra de Troya donde todo se hace al ritmo del flamenco. Ni siquiera puedo explicar lo que se siente cuando uno cuenta la Guerra de Troya al ritmo del flamenco. Lo vives, lo sientes y lo escuchas. Una guerra de Troya donde no se habla.

¡Qué difícil! ¿Alguna vez te has enfrentado a un desafío como este como director?

-No, este ha sido uno de los más complejos pero es cierto que he sabido rodearme de gente muy completa y muy buena, como Benjamín Leiva con la coreografía y Cruz Benavides con la música. Teniendo estos artistas que me acompañaron y que entendieron lo que quería lograr…, y luego los actores que se prestan a todo…, el elenco deja su piel en el escenario.

Todo el tiempo con baile, música, humor y drama… te pone los pelos de punta.

–Natalia Millán protagoniza esta obra …

-Ella no canta ni baila y podía, pero lleva una carga muy grande y muy compleja, pero la quise porque Natalia cumple con muchos requisitos que yo necesitaba: por un lado, una actriz con solvencia y madurez. Tiene que ser una reina con su poder; y por otro lado… es que tiene una cosa muy bonita que es una vulnerabilidad, una fragilidad… es muy sensible y muy empática. Tiene una fuerza muy poderosa pero al mismo tiempo rompe con muy poca. Tiene una conexión muy visceral con las emociones, y luego tiene un gran sentido del humor. Hablan de muerte, sexo … esta obra tiene temas muy diferentes y quería una actriz que también supiera reírse de sí misma y que no se regodeara con el drama. Ella combina todo eso.

–Más o menos como tú, que compagina la docencia en Málaga, con tu trabajo de actor, director …, ¿quién gana en esa retroalimentación?

–¡Todos! (risas) ¿Sabes por qué inicié mi empresa? Porque en muchos espectáculos te dicen «ve aquí, vive esto» …, pero yo quería contar mi experiencia y mi punto de vista. Cada uno tiene que vivir su camino.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí