Nuevas restricciones para controlar la pandemia de coronavirus en Extremadura. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha anunciado que La región solicitará esta tarde al gobierno central la aplicación del Estado de Alarma para la comunidad. Cuando se apruebe esta medida, el Ejecutivo extremeño decretará un toque de queda en la región, lo que supondrá reducir la movilidad nocturna en general entre las 12 de la noche y las seis de la mañana.

«Esto no es para confinar, es para limitar la movilidad», explicó Vara, asegurando que «se avecinan semanas complicadas», y de ahí que sea conveniente «tener una base legal suficiente» para tomar nuevas medidas contra el covid en caso de que fue necesario. «Para seguir tomando decisiones necesitamos la protección del Estado de Alarma. Creo que es la mejor solución de las posibles soluciones», dijo el mandatario regional, quien considera que «lo lógico» sería que el Estado de Alarma ser «para todo el territorio nacional».

Sobre este asunto también se ha pronunciado el ministro de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, quien ha informado que se prevé la convocatoria de un Consejo de Ministros extraordinario este fin de semana para aprobar las diferentes solicitudes de Estado de Alarma por parte de las comunidades autónomas. «Ojalá pudiera ser lo antes posible y si pudiera ser el sábado a las 12 en punto mejor», dijo. En principio, la vigencia del Estado de Alarma sería de 14 días con posibilidad de prórroga.

En este sentido, la consejera ha explicado que la reducción de la movilidad nocturna será de aplicación a todos los ciudadanos, salvo a sectores imprescindibles como el personal sanitario y los empleados de gasolineras, aunque de momento no se ha perfilado este tema. “Estamos en un claro repunte de la incidencia acumulada”, ha subrayado el responsable de Sanidad de Extremadura.

Vergeles ha enumerado las tres ventajas que traería la aplicación del toque de queda. Uno de ellos es que actúa sobre el ocio incontrolado, ya que se ha demostrado que causa más infecciones. La otra ventaja sería el hecho de que con el descenso de las temperaturas, los ciudadanos a menudo refugiarse dentro de los establecimientos y también se ha comprobado que ocurren más contagios en áreas cerradas. Y finalmente, que el el intervalo de tiempo elegido es consistente con el de otras comunidades.

Por otro lado, la consejera ha reconocido que el mayor inconveniente está en la repercusión que tendrá la medida para los establecimientos de hostelería. En cualquier caso, ha indicado que el «único perjuicio» respecto a la regla que ya aplica sería una hora menos.

Noticias relacionadas

.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí