Una veintena de miembros de la recién creada plataforma de familiares de los mayores del Centro Residencial La Granadilla de la ciudad de Badajoz se han concentrado este martes, día 1, ante las puertas de este centro para reclamar la reanudación de las visitas y, en concreto, un régimen de visitas «digno» y la realización de videollamadas.

En la concentración se han podido ver carteles como ‘Tomad medidas que no perjudiquen su salud mental’, ‘No al aislamiento de nuestros mayores’ o ‘Quiero ver a mi madre’ y se han gritado frases como «Dimisión director» o «Mueren de tristeza, no los mata el covid», acompañadas del ruido de utensilios como sartenes o cazos.

En declaraciones a los medios, uno de los miembros de esta plataforma y nieto de una de las residentes de La Granadilla, Adrián García, ha explicado que esta plataforma se está formando «ahora» entre familiares de residentes que se encuentran «ante el mismo problema»: «nos niegan las visitas a nuestros mayores a día de hoy».

Según ha detallado, «oficialmente» desde la segunda semana de julio ya se denegaron las visitas, desconoce si fue solo en Badajoz ciudad o en todo el Área de Salud de Badajoz, y ya la semana anterios les «estaban denegando las visitas a algunos de los familiares», por lo que «prácticamente» desde mediados de julio no pueden visitarles.

Ante ello, las principales reivindicaciones de la plataforma pasan por un régimen de visitas «digno», en relación a lo cual ha comentado que, con el anuncio de la concentración, las instituciones «han intentado anticiparse» y «han llamado a algunos residentes para decir que van a abrir el régimen de visitas», pero que sería de 15 minutos un día a la semana y les «parece insuficiente» si se compara con otras comunidades autónomas.

«Por ejemplo en Cataluña, que se supone que el riesgo de infección por coronavirus y de contagio es mayor por el número de casos, están teniendo visitas diarias de 45 minutos», ha ejemplificado, para resaltar que se trata de una residencia en la que «no ha habido contagios hasta ahora», algo que les «parece bien» y que agradecen, y pese a estar «en mejores condiciones para el tema de las visitas» las «van a restringir mucho más».

VIDEOLLAMADAS Y MEDIOS

García ha sumado que otra reivindicación pasa por las videollamadas, sobre las cuales ha indicado que también han intentado hablar tanto con el Sepad como con la dirección del centro y «no» les dan «respuestas claras», y según el primero «sí que les hicieron entrega de unas tabletas para habilitar el tema de las videollamadas» pero la residencia «no» les ha respondido por qué no están habilitadas.

A raíz también de la convocatoria de esta concentración, ha apuntillado, «parece que sí que van a empezar el tema de las videollamadas» aunque hasta que no lo vean y lo experimenten «no» se lo van a «creer», al llevar un mes y medio detrás del Sepad o Sanidad, desde donde les llevan «dando largas todo este mes y medio».

Desde esta plataforma entienden que desde el 14 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma, «han tenido tiempo suficiente para dotar de medios a las residencias» y tanto para habilitar un régimen de visitas «digno» a los residentes, como para dotar de medios a estas residencias para que, en caso de que hubiera una primera infección, «reaccionar y poder hacerle frente».

«Se supone que esa era la justificación que había antes, al inicio, para negar el tema de visitas que no se tenían medios, pues ya ha habido tiempo suficiente para dotarlos, para poder poner a las residencias unos medios suficientes como para medicalizar la residencia en caso de que fuera necesario», ha expuesto Adrián García, para quien «todo eso parece que no se está haciendo y se está tirando por la vía fácil» e, imagina, «la más barata que es negar todo tipo de visitas».

De este modo, ha resaltado que se niegan «derechos fundamentales» a sus mayores y que la «justificación» es el «problema sanitario», que no niegan que puede existir, por lo que en las familias están «entre dos miedos», al virus que «todavía no» han «padecido», y «el miedo real» que sí que padecen actualmente como que «el aislamiento» al que están sometidos sus mayores les provoque consecuencias físicas y psicológicas que afecten a su salud.

NUEVAS PROTESTAS

Y es que, este colectivo quiere poder seguir visitando a sus familias, algunos lo hacían «casi diariamente», y transmitirles su afecto pero no pueden hacerlo «y eso está afectando a su salud», por lo que irán valorando «semana a semana» la realización de nuevas protestas y sí que tienen ya comunicado a la Delegación del Gobierno para las próximas dos semanas «mínimo» convocatorias ante la puerta de La Granadilla hasta que se atiendan sus reivindicaciones.

Por último, ha apuntado que, a través de llamadas, han pedido ponerse en contacto con la dirección de la residencia o el Sepad, pero que sienten que les «pasan la bola de una institución a otra sin realmente hacer frente»; junto con que «ni siquiera» les han llamado para poder llegar a un acuerdo sobre las visitas, acerca de las cuales ha recalcado que quieren «estar el máximo posible» con sus familiares y que el límite «máximo» establecido por las comunidades actualmente es un día y una hora.

Finalmente y sobre cómo consiguen la información de sus mayores, García ha comentado algunos residentes tienen móvil propio, como es el caso de su abuela, o que se realiza a través de los trabajadores de la residencia con los que «no» tienen «ninguna queja», que «tienen un trato exquisito con ellos» y les facilitan «muchas veces» estar en contacto directo con ellos.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí