Ha pasado exactamente un mes desde el instante en que una cuadrilla empezó el plan de choque para la limpieza de las fortificaciones de Badajoz y desde el primer día es perceptible el cambio experimentado en espacios patrimoniales de la ciudad, de los que primordialmente se ha retirado la maleza amontonada.

La cuadrilla forma parte del contrato que sacó a licitación el municipio para el cuidado de las fortificaciones por un periodo de 4 años, adjudicado a Imesapi. El concejal de Turismo y Patrimonio Histórico, Jaime Mejías, recalca el trabajo «tan bueno, visual, profesional y complacido» de esta doce de trabajadores, que han conseguido «un antes y un después», porque «las murallas llevaban medio descuidadas quince años». Mejías argumenta que mientras que el servicio de Parques y Jardines tenía que soliciar autorización a Patrimonio y solicitar un arqueólogo, con un equipo especializado como permite este contrato, la actuación es más rápida y eficiente, porque lo revisan todo sobre el lote y detectan las necesidades.

Antes que el contrato entrara en vigor, la concejalía realizó una batida y dividió el patrimonio histórico en 12 subsectores, que abarcan la muralla y los elementos extramuros, para ubicar esos que necesitaban una actuación más urgente, que fueron los primeros en los que se ha intervenido. La cuadrilla comenzó por los baluartes de San José y de San Vicente: las traseras de la Policía Nacional, el parque Infantil, el auditorio Ricardo Carapeto, la vieja pista de patinaje, las traseras del instituto Castelar y el lienzo entre puerta Palmas y la ermita de Pajaritos. Acto seguido, tras terminar todo este área, los trabajos siguieron en el baluarte de la Trinidad: el parque de la Legión y de la Trinidad, nuestro baluarte y el parque de los Sitios. En este último punto había un cuadro de la muralla que se encontraba «comido» por una planta invasora «y se ha dejado limpio como una patena», describe el concejal. A su parecer, «lo que se tiene que ver es la muralla, no como si fuera el Amazonas». Después han continuado por el baluarte de San Pedro, la subida de El Campillo, la puerta de Mérida y la Galería de Fusileros. En esta región la parte alta de la muralla estaba llena de maleza. Sacaron 18 sacos de 100 kilos cada uno de ellos.

Paralelamente estuvieron en el baluarte de Santiago, en la Memoria de Menacho, donde más que desbrozar lo que hicieron fue limpiar y agarrar restos procedentes del botellón. Los operarios se introdujeron incluso en el aparcamiento, con permiso previo, para adecentar la muralla que se guarda al descubierto en el interior.

Tras estos trabajos, era el momento de «meterle mano» a la Alcazaba. La cuadrilla ha estado en la puerta de Yelbes -»que ni se veía de cómo se encontraba»-, en la del Metido y en el ámbito de las ermitas, «que las dejaron de cine, porque además estaban hasta arriba». Han pasado por la puerta del Alpéndiz, donde había personas sin hogar viviendo, que fueron desalojadas con la mediación de la Policía Local y de los Servicios Sociales. También se ha desbrozado la subida desde la puerta del Capitel hacia la facultad y la Biblioteca de Extremadura, así como el yacimiento arqueológico. La semana pasada han rodeado la muralla por la parte interior y por fuera, pues el contrato implica la limpieza de la piedra y del ámbito hasta dos metros. El desbroce de las laderas de la Alcazaba compete a otro contrato, que se licitará en primavera.

Más allá de todas y cada una estas actuaciones, «aún queda bastante» por llevar a cabo. No solo espacios a los que todavía no se llegó, sino tras el plan de choque de desbroce, va a haber que limpiar pintadas y hacer pequeñas obras de reparación que se han detectado. Es la situacion de una humedad en la torre de Espantaperros. La cuadrilla va emitiendo informes con las incidencias arquitectónicas, que se resolverán con trabajos de albañilería. Mejías calcula que no acabarán hasta final de año. A continuación comenzará la tarea de mantenimiento, «porque esto se va degradando día a día y las malas hierbas vuelven a medrar».






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí