«Si el día de hoy tengo una sonrisa es porque aprendí de nuestros fallos, del padecimiento de la gente, de la precariedad de nuestra economía y de la íra del pueblo. Os pido seguridad para buscar un espacio donde hallarnos seguros, valientes y también imaginativos. Pongamos en el centro de todas nuestras políticas a las personas». Esas fueron las primeras palabras que pronunció Rosario Cordero, Charo, como a ella le gustaba que la llamaran, al ser ungida presidenta de la Diputación de Cáceres el 27 de junio de 2015.

Se fijó el empleo y la igualdad como pilares fundamentales de su mandato, marcado siempre por su talante conciliador y dialogante. Algo que mantuvo también en esta legislatura (su segunda), hasta su muerte, el día pasado de Nochebuena. Cordero falleció a los 54 años tras haber luchado contra un cáncer que le fue detectado hace poco más de un año y que la ha mantenido numerosos meses alejada de la vida pública y política. Se reincorporó el pasado mes de febrero, inmediatamente antes de reventar la pandemia, entre muestras de cariño y el acompañamiento de compañeros de partido, de políticos de otra cuerda y de los trabajadores del palacio provincial. Aquel día tenía el despacho lleno de ramos de flores. La enfermedad le había enseñado a apreciar la vida, por eso ella volvía ilusionada. «Cuando te encuentras en una situación de este modo tienes momentos en los que piensas que no vas a volver, te das cuenta de que lo más importante es la salud. Aunque a veces demos prioridad a otras cosas, te percatas de que unicamente se vive una vez», reconoció a este diario aquel día. Entonces nadie aguardaba este final.

En el PSOE y en la oposición

A Charo la apreciaban desde sus filas socialistas, pero también desde la oposición. Llegó a diputación tras obtener el PSOE mayoría absoluta y tras revalidar en su pueblo, Romangordo (259 habitantes), el acompañamiento de los vecinos, solo le faltaron 14 votos a fin de que todo el municipio la votara. Charo era su regidora (desde el año 2003 y  teniente de alcalde desde 1991) y así se lo han demostrado siempre. La acompañaron en su primera toma de posesión en diputación (en un salón de plenos a reventar) y fletaron un autobús para estar presentes en el primer pleno que encabezó en la institución, en julio del 2015. Asistieron votantes socialistas, pero también de la oposición. «Venimos del PP y del PSOE. Apoyamos a Charo porque ella se lo ha ganado durante un largo tiempo. En el pueblo somos una familia gracias a ella», dijeron unas vecinas a este períodico esa mañana de verano.

Cordero se ha marchado un día de Nochebuena, en mitad de la Navidad más triste, como fué su despedida, en la más rigurosa privacidad gracias a las limitaciones sanitarias. Su pueblo, Romangordo, ha decretado tres días luto y mantuvo expuesto a lo largo de toda la mañana de ayer el féretro en el ayuntamiento para que quien quisiera pudiese ofrecerle su último adiós._Lo hicieron incontables personas. Fue enterrada por la tarde.

Su muerte dejó abatida a la región. Muchos son los mandatarios políticos que enseñaron su pesar, entre el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que envió un mensaje por Twitter: «que el recuerdo, el trabajo y el compromiso con los valores socialistas de la presidenta de la Diputación de Cáceres nos acompañe siempre», escribió. Asimismo el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, resaltó en esta red social que Cordero «enseñase a vivir desde la concordia».

 «Qué inmenso mal perderte»

«Mi querida Charo, querida amiga y compañera, compañera del alma, cuántos proyectos, cuánto bien, cuánto trabajo, cuántas ilusiones nos dejas. Qué inmenso mal perderte», escribió el secretario general del PSOE en la provincia de Cáceres, Miguel Ángel Morales. Asimismo en Twitter la recordó la presidenta de la Asamblea, Blanca Martín: «se ha marchado una de las mujeres más fuertes que voy a conocer nunca. Es bien difícil decirte adiós, querida Charo», comentó. Y el alcalde de Cáceres, Luis Salaya, que se refirió a ella como una «política intrépido, una gran presidenta y alcaldesa y una aceptable persona».

El presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, le dedicó unas palabras: «se va bastante joven una buena persona, franca y que engrandecía la política», dijo. El portavoz de Ciudadanos Extremadura, David Salazar, lamentó también, en nombre de su formación, el fallecimiento. Podemos Extremadura la definió como una «mujer valeroso y luchadora» y Extremeños dio el pésame a todos los pueblos por la pérdida, «por los que tanto luchó», aseguró, citando de esta forma al municipalismo que la caracterizaba. En verdad, en la primera asamblea que mantuvo con los alcaldes de la provincia, en el verano del 2015, les prometió «proceder a las comarcas y pisar barro». Les dio hasta su número de teléfono, a los más de 200: «aquí tenéis mi número, me podáis llamar toda vez que lo necesitéis, a algún hora del día», les ha dicho. De esta forma era ella.

La diputación de Badajoz, el presidente de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex), Francisco Buenavista, la presidenta del TSJEx, María Félix Tena Aragón, la expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, UGT, la Creex,… Asimismo han lamentado la pérdida. Y el Ayuntamiento de Plasencia, presidido por Fernando Pizarro (PP) ha anunciado que dedicará una plaza a Charo Cordero.

Carlos Carlos, de hoy presidente en funcionalidades de diputación y que la reemplazaba desde que se dio de baja, resaltó su cercanía. «Siempre la tendremos en todos y cada rincón de esta provincia. Gracias Charo por tu luz y descansa en paz», escribió en una carta que envió a los trabajadores de la institución para comunicar su muerte. Diputación le hará «el homenaje que se merece» en el momento en que optimize la situación sanitaria. Hasta entonces, la recordarán con su eterna sonrisa. ¡Hasta siempre Charo!

Noticias relacionadas





Fuente