“Cuando nuestra regulación es tan detallada que tocar un edificio se convierte en algo extraordinariamente caro y tedioso, acaba pasando que por ese afán de protección, el patrimonio se pierde y se deteriora”. Alcalde, Luis Salaya, referido en declaraciones a este diario, realizadas días después de la presentación de la reseña, el principal problema que se debe resolver con el nuevo documento: que se garantice la protección y mantenimiento del inmueble, pero sin que ello implique que su ocupación o que no tiene un costo tan alto que sea inviable para muchos.

La aprobación final de la revisión del plan será una de las principales decisiones que deberá adoptar Salaya en su mandato. La previsión que gestiona es que para finales de 2021 o principios de 2022 pueda estar vigente. De momento, el año que viene «estará casi íntegramente dedicado al proceso participativo», ha dicho la concejala, que ha recordado que ya se han mantenido contactos con vecinos, colegios profesionales, empresarios y asociaciones. Salaya abogó por conseguir un documento normativo que «permita a las personas convivir con el patrimonio y no impida que sean posibles negocios o viviendas rehabilitadas porque entonces nos encontraremos con que solo las grandes cadenas hoteleras o empresas tendrán capacidad».
“Necesitamos tener criterios muy definidos -de usos y elementos a conservar y de protección de cada inmueble- para que cuando alguien quiera intervenir tenga muy claro lo que se puede hacer”, reiteró el alcalde, quien insistió en que el objetivo El plan también es dotar al área de «infraestructura mínima» y acceso a servicios.

Salaya reconoció que aún falta estacionamiento y que las propuestas que están incluidas en el plan se pueden acometer con iniciativas públicas y privadas, «si queremos mantener la población habrá que hacer un esfuerzo, de lo contrario los vecinos se van porque la falta de estacionamiento se desgasta «.
Citó que en calles como Pintores y otras zonas peatonales se ampliarán los usos para favorecer la ocupación de locales. El documento acabará configurándose con las propuestas y alegatos que se presentan en el período de exhibición pública tras su aprobación inicial. De esta revisión del plan «surgirá un modelo de ciudad que debe ser ampliamente consensuado para tener un casco antiguo en el que, además de turistas, haya vecinos con interés en la recuperación de viviendas».

Noticias relacionadas

.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí