Isabel Allende no da puntada sin hilo. Junto en el instante en que ‘Inés del alma mía’, la serie basada en su novela, se puede observar en Netflix y Amazon Prime, publica una memoria sobre su trayecto de reivindicación feminista con un título que rima con aquel, ‘Mujeres del alma mía’ (Plaza & Janés) por medio de un relato que vincula sus pretensiones juveniles en el feminismo de la segunda ola (que llegaron con retardo a su Chile natal) con el Me Too de las más jóvenes. El libro es una tarjeta de visita idónea para su novedosa reinvención a los 78 años. Está disfrutona y guerrera, presumiendo de un nuevo marido, Roger, el tercero en su currículo y de un piso pequeño no indica metros cuadrados- donde vive su luna de miel en San Francisco y lugar desde donde atiende a la prensa. Nada que ver con su obsoleto casoplón en Sausalito, donde ejercitaba de abeja reina.

Vestido rojo y labios colorados, se diría que está de celebración, pero no. Estoy con una angustia tremenda, echando mano al whisky, la marihuana y los valiums porque aunque gane Biden 68 millones de personas votaron por Trump, entre varios latinos y muchas mujeres. El país ya está fracturado y Trump va a intentar fracturarlo aún más tratando llevar su paranoia al Tribunal Supremo, enseña.

Y no es porque no tenga pérdidas, la más esencial, siempre presente, la de su hija Paula, o bien la más reciente de su madre a la que escribía una carta diaria y que ahora digitalizadas suman 24.000. En este momento que ya no le escribo mis días quedan sin registro y la vida se va volando.

La recomendación de su madre mi mamá, dice- era que se cuidara de los hombres porque iba a recibir muchas agresiones , mas por cada cachetada que recibía, Allende sostiene que devolvía dos. El feminismo es una posición filosófica no contra el hombre enseña didáctica- sino más bien contra el sistema de opresión de los hombres. El patriarcado es un modelo excluyente no solo de las mujeres, además de los oprimidos. Y además, como no, del colectivo LGTBI con el que afirma comunicar sus reinvindicaciones y del que, como en todo, tiene que sugerir además una visión intima y personal: Una de mis nietas pertenece a ese colectivo.

Poder latino

¿El Mee too lo ha cambiado todo? Piensa que es de ley acordarse la figura de la profesora afroamericana Anita Hill que en los 90 se plantó frente a la prensa y el congreso para acusar de acoso al aspirante a la Corte Suprema Clarence Thomas y aunque no logró frenar su ascenso sí acuñó el término acoso sexual. El feminismo es la revolución más importante porque implica a media humanidad y supone un cambio que va alén del género, es una lucha contra los privilegios, y es irreversible.

En esa pelea, Allende, que tiene una fundación de ayuda para las mujeres que trabajan en la frontera de México y los Estados Unidos, destaca las violaciones contra los derechos humanos del gobierno Trump que ha separado a los niños de sus madres. Ahora mismo hay 541 pequeños que no pueden hallar a sus familiares. Pero está muy satisfecha de los latinos de segunda o bien tercera generación que han logrado salvaguardar su cultura dentro de gigante americano: Somos 32 millones de latinos, por eso el hecho de que hayan votado a Trump me intranquiliza mucho.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí