El árbitro se encuentra dentro de las partes indispensable de casi todas las disciplinas deportivas. Es un hecho que por otro lado en ocasiones se olvida o bien de manera directa se ignora. No es la situacion de la Gala del Deporte de Navalmoral de la Mata que premió a Jayro Muñoz García, colegiado de fútbol, como Mejor Deportista Masculino del año 2019. El galardón a la Mejor Deportista Femenina fue para Lidia de la Calle deportista de carreras por montaña y ultra trail.

El premio para Jayro se fundamentó en su ascenso a Segunda B el año pasado y, como para el resto de premiados, llegó con nueve meses de retardo debido a que esta XX edición de la Gala del Deporte moralo debió festejarse en el tercer mes del año pasado y sufrió diferentes aplazamientos por la pandemia hasta el momento en que, por fin, tuvo lugar el pasado 3 de diciembre.

El galardón llegó apenas una semana después del debut en Primera División, como cuarto árbitro, de Jayro Muñoz García (Navalmoral, 24 de julio de 1997) que prosigue por tanto acumulando adelantos en su estable carrera. Comenzó a pitar con 13 años, 4 después ahora se encontraba en Regional Preferente y con 20 años ascendió a Tercera División. En esta categoría  fue elegido como el más destacable de Extremadura en su primera temporada para subir tras la próxima a Segunda B con 22 años, en el mes de julio del año pasado. Se transformaba en el primer nativo de Navalmoral en llegar a esta categoría, siguiendo la estela de Leandro Martín García, moralo de adopción mas nativo de Ledrada (Salamanca), que lo hizo a fines de los años ochenta.

Carrera ascendiente

Jaro Muñoz debutó en el peldaño de  bronce del fútbol español en un partido que enfrentó en Salamanca al Unionistas y a la Real Sociedad B el último día de agosto del 2019. Un par de semanas después se estrenó como cuarto árbitro en Segunda División en el partido Ponferradina-Alcorcón. Y sería en esta competición en la que fue personaje principal de un choque que ya pasó a la historia del fútbol español. El 15 de diciembre del año pasado era el cuarto árbitro del Rayo Vallecano-Albacete, primer partido en ser suspendido por insultos a un futbolista (al visitante Zozulya) y el más largo del fútbol profesional español, debido a que se reanudó el 10 de junio siendo al unísono el primero en jugarse en España tras el confinamiento.

Esta temporada cumple Jayro su segundo ejercicio en Segunda B B y, según reconoció, cumplió un sueño al debutar en Primera División el pasado 27 de noviembre en el partido Real Valladolid-Levante, siendo el cuarto árbitro de un partido dirigido por Valentín Pizarro Gómez, del colegio madrileño. Leandro Martín debutó asimismo en Primera División, linier en su caso, en un Murcia-Osasuna en los años ochenta.

Felicitación de Gil Manzano

Jayro es árbitro de fútbol sobre todas las cosas, mas asimismo cultiva otras aficiones. Es cinturón negro de karate, primer dan, y aficionado al atletismo popular, sobre todo a las pruebas de 10 kilómetros con cincuenta ya en su particular catálogo. Raramente hace años corrió la San Silvestre Vallecana sin sospechar lo que el destino le reservaba en el estadio donde acaba esta prueba. Tras recibir su premio en la Gala del Deporte moralo mentó a Daniel Fernández, su ‘sensei’ en el karate, y a Manuel Ordiales, entrenador en su preparación física. Además de esto, recordó feliz el acompañamiento de sus progenitores, Guadalupe y Julián, y de su hermano Neroy, asimismo árbitro de fútbol, que ha ascendido esta temporada a Tercera. Jayro se llevó una grata sorpresa en el momento en que recibió en la gala la felicitación, mediante un vídeo, de Jesús Gil Manzano. El presente referente del arbitraje extremeño dijo alegrarse por que fuera Jayro «profeta en su tierra» y le animó a disfrutar este premio «al trabajo y al esfuerzo».

Terminó el pasado curso el nivel en Derecho en la Facultad de Extremadura y actualmente hace el master en abogacía.

Como si fuera poco, a lo largo de sus estudios en Cáceres confiesa haberse aficionado a la tauromaquia que podría muy bien manifestarse como otra de sus enormes pasiones. Asimismo ha dado charlas de captación de árbitros, en centros académicos y a clubes de la región, en las que procura normalizar la figura del colegiado en el fútbol y distanciarla de polémicas cultivando el juego limpio. Sigue luchando por seguir en el arbitraje y por ahora cubre etapas con éxito, mas asimismo con reconocimientos que avalan su firme progresión. El futuro es de el.






Fuente