Ya no sabe qué decir. Hasta exactamente el mismo Ronald Koeman acepta que «se cansa de decir siempre lo mismo». Mantener que el Barça es incapaz de gobernar las áreas. «Hemos fallado un penalti y hemos regalado un gol», ha dicho el técnico blaugrana tras ceder otro empate en el Camp Nou. No pudo con el Eibar. «Hay que ser realistas. Es verdad que nada es imposible en la Liga, pero la Liga está muy complicada», ha precisado.

Tan complicada lo ve Koeman que no quiere perder bastante tiempo en ver hacia arriba. «La distancia de puntos frente al Atlético es ya fundamental. Hablamos de un conjunto que da pocas opciones a los oponentes y que es muy regular. Lo veo complicado», ha insistido el entrenador.

Asegurar a Araujo

No ha amado, por otro lado, detenerse en el grosero error de Araujo que le dio el gol en bandeja a Kike García, el delantero del Eibar. «No voy a culpar a Araujo porque todo el planeta puede cometer errores, mas esta vez solo nos han tirado un gol a puerta y fué gol», ha recalcado Koeman, detallando que «el empate no es justo, aunque en esta temporada nos pasa en demasiadas ocasiones».

Después, el técnico del Barça ha amado explicar las causas que llevaron a Braithwaite a lanzar el penalti. Un penalti que erró. «Griezmann había fallado uno y Martin marcó en Champions. De ahí que, lo tiró Martin», ha añadido, tras ensalzar la aparición en la segunda mitad de Dembélé. «Sí, es muy importante por su agilidad en la banda. Estamos contentos».

Después, Koeman no ha amado refugiarse en la falta de vivencia de su conjunto, lleno de jóvenes que viven un especial curso de tradición. «No quiero decir que nos falta gente experimentada. Hay una transición en el conjunto y poseemos mucha gente joven. Había bastante vivencia en el conjunto, aunque nos hacía falta Leo, que marca diferencias».






Fuente