La apertura del nuevo edificio del museo de arte contemporáneo de la Fundación Helga de Alvear en Cáceres, que ha contado con una inversión de 10 millones de euros, se ha aplazado «a febrero o bien marzo de 2021» debido a la pandemia de coronavirus.

La previsión inicial era abrir al público a finales de este año mas se decidió retrasar la apertura del nuevo espacio porque la pandemia «impide hacer una inauguración en todo el mundo» y afecta también «a la movilidad de los artistas a la hora de participar en el montaje de sus proyectos».

De este modo lo ha manifestado a Efe María Jesús Ávila, coordinadora del actual centro de arte contemporáneo, quien asimismo ha señalado que la galerista alemana Helga de Alvear «desea tener la existencia de los artistas internacionales en la inauguración y eso en este preciso momento es imposible».

Ávila ha asegurado que el montaje del nuevo museo está «muy avanzado», incluso se podría inaugurar ahora, pero hablamos de un museo con una marcada vertiente en todo el mundo. «Queremos que tenga la trascendencia que verdaderamente se merece todo el trabajo realizado y no se quede en el ámbito regional», ha explicado.

Por eso, si la situación lo deja, el arco de fechas que barajan se ubica «entre febrero y marzo de 2021», porque el montaje interior está «prácticamente finalizado», a falta de integrar aspectos relacionados con la señalética y el grafismo, según ha confirmado Ávila.

«Sabemos que no podrá ser una inauguración multitudinaria, pero cuando menos que se nos permita hacer pequeñas inauguraciones más de todo el mundo para conectar distintas colectivos», ha argumentado.

Del desarrollo de montaje de las piezas artísticas que van a poder verse en el nuevo recinto, que cuenta con 8.000 metros, ya se ha adelantado la instalación de entre las proyectos más interesantes de la colección: «Descending Light», una estructura de metal con luces eléctricas halógenas, del artista chino Ai Weiwei.

«Muchas de las piezas que se exhibirán no han sido jamás expuestas», ha subrayado Ávila, quien ha calificado de «icónica» la lámpara de Ai Weiwei, que «recibirá a todos los visitantes a la entrada del museo».

La inversión en el museo (cinco millones de euros financiados por la Junta de Extremadura y otros cinco por la galerista alemana) puso en pie un ambicioso emprendimiento del arquitecto Emilio Tuñón, que establece un diálogo con la Casa Grande (actual sede del centro) y crea un recorrido peatonal, que comunica el casco histórico con el área urbana.

De hecho, la extensión de hormigón blanco se encuentra entre la Casa Grande y la muralla medieval.

Ávila ha recordado que la ampliación es aspirante al premio Mies van der Rohe en 2021 y el proyecto de Tuñón ha sido premiado con el premio Arquitecture Masterprize.






Fuente