La Asamblea de Extremadura ha aceptado como diputado de Cs a Fernando Rodríguez Enrique, expulsado del partido. De esta forma, ya forma parte del grupo parlamentario.

El nuevo coordinador regional, David Salazar, ha explicado esta mañana en rueda de prensa que van a presentar un llamamiento a la Junta de la Asamblea para revertir esta situación.

Rodríguez Enrique -que entró tras la marcha de Cayetano Polo- fue expulsado por nombrarse presidente del grupo parlamentario sin haber jurado aún su acto de diputado y dejando de lado a Salazar, electo por Madrid. Junto a tres diputados, Marta Pérez Guillén, Joaquín Prieto y José María Casares, presentaron en la Asamblea un organigrama diferente al propuesto por la dirección general del partido. Los otros tres diputados tienen una advertencia de expulsión «si no cambian de actitud».

En entrevista con El Periódico Extremadura, el vicesecretario general de Cs, José María Espejo-Saavedra, ya anunció que si la Asamblea aceptaba a Rodríguez como representante de su partido tomarían todas las medidas legales hasta llegar al Tribunal Constitucional.

Salazar ha subrayado que aceptar a Rodríguez como diputado de pleno derecho «va en detrimento del partido y de los extremeños que depositaron su confianza en Ciudadanos». «Aceptar a un desertor implicaría que tendría todos los derechos y ninguna obligación», agregó.

Sin embargo, Salazar ha dicho que seguirán buscando el entendimiento dentro del grupo parlamentario y ha manifestado que si Rodríguez se siente Ciudadano debe acatar lo que diga el partido.

En este sentido, ha dejado la puerta abierta a su regreso si cumple con las reglas de la formación naranja y las decisiones tomadas por la dirigencia nacional, ya que ha recordado que en Cs «ha habido gente que se ha ido y vuelto». .

Desde el propio partido afirman: «El desertor se beneficia de todo lo que le aporta pertenecer al grupo como beneficios económicos, despacho, exclusividad, e incluso un escaño, pero, por otro lado, no tiene que soportar las cargas que están ligadas a esos beneficios, como el sometimiento a la estrategia, política e ideología del partido, en cuyas filas asistió a las elecciones, así como a la disciplina del grupo y la del partido ”.

También hablan de «robo de siglas».


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí