La solvencia de la banca de españa prosigue un año siendo la más baja de la Unión Europea. Las 12 mayores entidades financieras del país cerraron junio con un ratio de capital medio del 11,8%, sobre el 11,57% de un año antes y de los mínimos regulatorios mas lejos del 14,7% de media comunitaria, según los datos que la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus iniciales en inglés) ha anunciado este viernes. Hablamos de un indicio clave tanto de la fortaleza para afrontar la crisis del coronavirus como de las posibilidades de que el Banco Central Europeo (BCE) vuelva a aceptar a las entidades abonar dividendos.

El único banco español por encima del promedio es Kutxabank, con un 16,59%. El conjunto vasco sigue por sexto año consecutivo como el más capitalizado del país. El resto está por debajo de la media europea. Es la situacion de Unicaja (14,33%), Liberbank (13,88%), BFA-Bakia (13,16%), la matriz de Cajamar (12,35%), Ibercaja (12,33%), Abanca (12,28%), CaixaBank (11,79%), Sabadell (11,77%), Bankinter (11,69%), BBVA (11,22%), y Santander (11,46%).

Estos ratios se calculan midiendo el peso del capital sobre los activos medidos según su supuesto compromiso y las entidades españolas suelen argumentar que estiman de manera más estricta dicho peligro que las de europa. La verdad es que si se toma el ratio de apalancamiento, que calcula el peso del capital sobre los activos totales, el sector español ha pasado este año asimismo a estar por debajo de la media comunitaria, más allá de que de manera muy ligera (5,1% en oposición al 5,2%).

Morosidad y rentabilidad

En un caso así hay más entidades por encima o en el promedio europeo: KutxaBank (7,8%), Abanca (6,2%), BBVA (6%), la matriz de Cajamar (5,3%), Liberbank (5,3%), Ibercaja (5,2%), y Unicaja (5,2%). Sin embargo, pasaron a estar por debajo CaixaBank (4,9%) y BFA-Bankia (4,8%), que se suman a un grupo del que ya formaban parte Santander (4,6%), Sabadell (4,4%) y Bankinter (4,3%).

El sector financiero español asimismo está básicamente en el promedio comunitario en morosidad (3% en oposición al 2,9%) y algo abajo en cuanto al peso de las provisiones sobre estos activos impagados (43,3% frente al 45,5%). En rentabilidad, en cambio, está en negativo debido a las voluminosas pérdidas afloradas por Santander y BBVA en los fondos de comercio de sus filiales, en tanto que el retorno sobre capital comunitario se ha desplomado del 6,7% de junio del 2019 al 0,5% a consecuencia de las provisiones para afrontar las pérdidas que provocará la crisis del coronavirus.






Fuente