La bolsa bajó este jueves el 0,64% y perdió el nivel de 8.200 puntos afectada por la caída de la banca y de Wall Street, la desorientación del ‘Brexit’ y a pesar de que el Banco Central Europeo (BCE) aumentara el programa de compra de deuda para alentar la economía del Viejo Continente. Al cierre, el Ibex se quedó en los 8.182,3 enteros, con lo que la caída acumulada del año es del 14,31%. Los inversores más crédulos confiaban en que iba a despejarse alguna de las incertidumbres y que la apuesta inversora y las tendencias podrían definirse con más claridad. Mas las inquietudes prosiguen con la misma fuerza que tras la aprobación de los Capitales. No hay avances en el espinoso tema del ‘Brexit’ y la alternativa más dura del divorcio todavía es creíble. Tanto el consenso presupuestario en España como los nuevos estímulos económicos aprobados en Europa no son elemento suficiente para calmar a los inversores, que semejan más atentos de ocasiones especulativas de calado que de simples buenas noticias ahora anunciadas. El período del programa de compra de deuda hasta marzo del 2022 pareció ya descontado por los inversores. El precio del bono a diez años sube se hunde el tipo de interés. Que el BCE establezca una prórroga en el veto a los dividendos de la banca perjudica a los valores del sector financiero, pese a que escasa retribución hubiera sido en cualquier caso. El Santander bajó el 2,84%; Bankinter recortó el 3,26% y el BBVA, un 2,43%. Los recortes se repitieron para el Banco Sabadell (-3,41%) en medio de comentarios de fusión. Subieron PharmaMar (+2,75%), Grifols (+2,01%) y Almirall (+1,41%). Asimismo Repsol se revalorizó un 1,04%, con el barril de Brent por encima de los 50 dólares estadounidenses por vez primera desde marzo.






Fuente