La red social salesiana abandonará Mérida a partir del curso 2021/22, después de mantenerse 60 años en la ciudad, aunque sus religiosos acompañarán los proyectos académicos y pastorales del instituto para dejar pasado a una obra salesiana gestionada por laicos, como ya funcionan otros centros en la congregación.

En un aviso difundido en comunidades, los salesianos reportan de esta resolución que se adoptó en la tarde de ayer en un acercamiento festejado entre el Provincial de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, Ángel Asurmendi, los religiosos y el consejo de la Comunidad Educativo Pastoral.

Esta decisión, según comentan, es el resultado de «un largo desarrollo de discernimiento» tras las palabras del rector mayor, Ángel Fernández Armite, que animaba «a cerrar el plan para continuar definiendo, significando y redimensionando las viviendas y comunidades, a fin de contestar a la verdad que vivimos y de esta forma poder asegurar un óptimo trabajo pastoral, asegurando así una adecuada dimensión cuantitativa y cualitativa de las comunidades salesianas».

Por esto, desde este momento, on-line con la reorganización de las presencias salesianas de España iniciada en 2014, comienza el acompañamiento y la preparación para que en el curso 2021/22 el centro educativo de Mérida comience a trabajar como una obra salesiana de administración laica.

«El instituto y el resto de actividades ofrecidas seguirán funcionado porque la vivienda no se cierra y los salesianos proseguirán presentes, aunque no exista presencia de la red social religiosa», explica Asurmendi, tras determinar que la salida de esta será comunicada a las distintas autoridades eclesiásticas y civiles de Mérida.

Ángel Asurmendi apunta, además, que el plan de trabajo para los próximos meses se centrará en esas labores de «acompañamiento y animación pastoral», tal como en el lugar de los órganos precisos para la novedosa gestión de la obra en la ciudad, algo que se concretará mediante la reflexión de la red social salesiana, el consejo inspectorial y los servicios inspectoriales.

Se inicia esta novedosa etapa, añaden los religiosos, «con la promesa de la llegada de nuevas vocaciones para la Iglesia que mantengan vivo el sueño de esos primeros salesianos llegados en la década de los sesenta tras la idea del Señor Obispo de la diócesis y por el deseo del Municipio de declarar de ‘interés social’ la creación del Colegio Salesiano».

«Tras ochenta años de historia, la misión salesiana continuará viva en Extremadura y va a estar encarnada en esta casa respondiendo a las necesidades de los jóvenes y las familias de la mano de María Auxiliadora, que proseguirá guiando los pasos de todos los que forman su red social didáctica y pastoral», concluye el comunicado.

El colegio María Auxiliadora es uno de los centros académicos más demandados en la localidad.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí