La Asociación Cívica Ciudad de Badajoz está ultimando un proyecto para dotar a la ermita de Pajaritos, donde tiene su sede, un carácter de museo con visitas previstas. Su presidente, José Manuel Bueno, ha manifestado que la intención es acercar a la población el inmueble, su exterior y la zona en la que se ubica, con una propuesta que se impulsará en cuanto la situación sanitaria actual lo permita. .

El objetivo es hacer que la ermita sea accesible al público para que se conozcan sus diversas historias porque, como se ha reivindicado en otros monumentos, “la asociación no comprende el patrimonio cerrado.

Bueno, espera que Badajoz y los turistas conozcan mejor esta estructura en una de las entradas de la ciudadela de los siglos XV al XVI. En su interior destaca la réplica de “La Virgen del Pajarito” (1546), cuadro de Luis de Morales que se encontraba en el sitio y que contiene leyendas que “importan si la propiedad es de gran interés o no”.

Una de estas leyendas sitúa el taller de Luis de Morales en la ermita e incluso en su propia casa y la anécdota del encuentro del artista con Felipe II, cuando el monarca proporcionó al pintor un ingreso en tiempos difíciles.

Son historias que «atraerán» a la población, junto a otros elementos recogidos o poseídos por la asociación relacionados con la Guerra de Independencia y otros episodios de la ciudad.

Bueno cree que el proyecto se puede realizar por sí solo y que cualquier aporte sería importante.

La asociación quería abrir la ermita para Noche en Blanco en 2020, pero este año se ha suspendido este evento debido a la pandemia.

CENTRO FLAMENCO / Por otro lado, la asociación está exigiendo cambios a la junta directiva del Centro Extremadura del Flamenco, que se encuentra en una espléndida ubicación en la Plaza Alta, en particular que le dote de presupuesto y actividades.

Desde su constitución en 2010, “el centro ha estado muy cerrado y apenas ha realizado media docena de actividades en todos estos años”, denuncia el Cívico. Precisamente, añade en un comunicado: «Dado que hay tanto tiempo entre la inauguración y la inauguración del local, se inauguró oficialmente en dos ocasiones, una de Fernández Vara y la otra de José Antonio Monago».

Para este colectivo, “la Plaza Alta, como epicentro del casco antiguo de Badajoz, necesita vida en todos sus espacios, una actividad que le permita atraer visitantes y anclar a la población en una zona que, a pesar de avances indiscutibles, sigue decayendo”.

También cree que «la idea de crear un centro para el flamenco en la Plaza Alta puede ser insuperable», pero «hay que tener la intención de dotarlo de presupuesto y actividad», dice. .


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí