Tras un increíble choque del 16,7% en el tercer trimestre y la salida de la recesión, la economía de españa se volvió a contraer en el periodo octubre-diciembre con un retroceso medio del 0,8% como consecuencia de la segunda ola del coronavirus. Aunque el Banco de España ha mejorado ligeramente las previsiones en relación a las llevadas a cabo en el mes de septiembre para el periodo 2020-2023, estas se alejan del alza del 2,4% que presagió esta misma semana el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, debido al tirón del empleo.

«La restauración se ha desacelerado de forma significativa» en el cuarto período de tres meses, pero con un menor deterioro que en el conjunto de la región del euro, debido a que en España la segunda ola empezó antes y las medidas para paliarla asimismo. Se ha producido «una desaceleración evidente, sin desplome», como sucedió en el segundo trimestre, según Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España. La horquilla de descenso en el cuarto trimestre entre un alza del 0,6% y un desplome del 3% se traduciría en un descenso interanual entre el 8,6% y el 11,6%. El ámbito central de retroceso intertrimestral del 0,8% se traduce todavía en una caida interanual en el periodo del 9,8%.

El instituto emisor, que por primera es us prospección incorpora el impacto de los fondos europeos de reconstrucción ‘Next Generation’, de los que a España les corresponderán 140.000 millones de euros en seis años, estima que la caída del producto interior (PIB) este ejercicio se moverá en una horquilla entre el 10,7% en el supuesto más positivo y el 11,6% en el peor caso y el desarrollo en el 2021 entre el 4,2% y el 8,6%, con un escenario central del 6,8%.

La hipótesis central, que significa que se producirán rebrotes afines a los actuales, adelanta una caída del 11,1% este año y un alza del 6,8% el que viene. Se trata de una mejora en relación a septiembre por la revisión a la bajada del costo del petróleo y unos costos de financiación más reducidos. Aparte del supuesto central, el instituto emisor usa otro que denomina «despacio», que supondría una evolución más favorable del covid en el primer trimestre del 2021 y otro «severo», con un repunte de la pandemia en un corto plazo y un mayor impacto en la actividad. el estudio insiste en alto nivel de incertidumbre, no solo por la epidemia sino más bien por variables geopolíticas como el ‘brexit’ o bien el cambio de política con el cambio de la presidencia en EEUU.

Más paro

El análisis recalca que la tasa de paro aumentará «con intensidad» este año, hasta situarse algo bajo el 16% en los niveles central y despacio, y algo por encima de esta cantidad en el severo. El comienzo del descenso de esta variable hacia la segunda mitad del 2021 «no impediría que, en el promedio del próximo año, se registre un incremento con respecto al 2020 en todos y cada uno de los niveles considerados». En verdad, la horquilla que se maneja para el 2021 se mueve entre el 17,1% en el ámbito más benévolo, el 18,3% en el central y en el 20,5% en el más pesimista. Según el Banco de España, «a finales del 2023, la tasa de paro sobrepasaría todavía ligeramente el 14% bajo el escenario central, nivel algo superior al antes de la pandemia, y sería unos tres puntos mayor en el severo».

El estudio calcula que los elementos procedentes de la Unión Europea aportarán un crecimiento agregada de 1,3 puntos en el 2021 y de 1,8 puntos en el periodo 2021-2023. En todo caso, el Banco de España cree que la absorción de estos elementos durante los próximos tres años va a ser menor y más gradual que la prevista en el emprendimiento de Capitales Generales del Estado para el 2021, pero mayor que la que se ha llevado a cabo históricamente con los fondos estructurales (82% de los 72.000 millones ente transacciones y créditos frente al 100% sosprechado por el Gobierno).

Una parte sustancial de las diferencias de caída del PIB y desarrollo en el 2021 se comentan «por los diferentes plazos de vacunación de la población que, por ejemplo consecuencias, dan sitio a un ritmo dispar de restauración de las actividades que conllevan más interacción popular y, en particular, las relacionadas con el turismo». El Banco de España recalca la optimización de la movilidad, mas no del gasto total de las familias en la parte final del ejercicio, con la salvedad del realizado ‘online’ con tarjeta.

Escenarios precovid en el 2023

Como consecuencia de la evolución de la economía, no se prevé que el crecimiento alcance escenarios precovid «hasta mediados del 2023 en el ámbito central, mientras que, en el severo, el producto de la economía se ubicaría todavía al final del horizonte de proyección un 2,8% por debajo de la cota de finales del 2019. Bajo el escenario suave, este nivel se alcanzaría entre finales de 2021 y principios de 2022, gracias a la resolución más veloz de la crisis sanitaria y a la escasa intensidad de los daños perdurables sobre la aptitud productiva de la economía».

Según el Banco de España, las restricciones desplegadas con la segunda ola han afectado a la actividad .»En España, la reintroducción de las medidas de contención ocurrió de forma más temprana que en otras economías de su ámbito, en consonancia con la naturaleza más precoz del rebrote, lo que explica también que la posible ralentización de la actividad económica entre el tercer trimestre y el cuarto sea de manera comparativa menos acusada que en la región del euro considerada en su grupo, donde la contracción intertrimestral del PIB sosprechada para el último período de tres meses del año bajo el escenario central es considerablemente más elevada (2,2%).

En todos y cada uno de los niveles estimados, el déficit público se disparará en una horquilla del 10,3% del PIB al 10,9% este año y la deuda del 110,1% del PIB al 117,8%, con persistencia en niveles elevados en el tiempo, que en el caso de la deuda superará de film el 120% del PIB en los ejercicios venideros.






Fuente