La empresa Eulen va a ser la responsable de activar los primeros 50 huertos urbanos municipales de Badajoz. La mesa de contratación ha elegido su iniciativa como la más provechos desde el punto de vista económico de entre las 17 propuestas que se presentaron al concurso público. Se le han adjudicado de forma provisional los trabajos por importe de 60.463 euros, 17.000 euros bajo el presupuesto base de licitación. A lo largo del procedimiento se consideró su oferta como baja desproporcionada, que al final justificó con informes. Ahora tiene un plazo de 7 días para presentar toda la documentación, para que la adjudicación se eleve a definitiva.

Los huertos urbanos se habilitarán en una parcela de cerca de 4.000 m2 de Suerte de Saavedra, entre el instituto Manuel Pacheco y la iglesia San Pedro de Alcántara. El emprendimiento, muy demandado por los vecinos de esta zona y otros colectivos de la región, es uno de los incluidos por el municipio pacense en la Estrategia de Desarrollo Sostenible y también Que viene dentro (Edusi).

Una vez que la actuación se adjudique y se firme el contrato, la empresa dispondrá de un período de un mes para ejecutar los trabajos, que no son de envergadura.

Hasta que no estén terminadas las obras no se comenzará el proceso de adjudicación de estos huertos, que tienen la posibilidad de solicitar particulares, asociaciones y centros académicos. En caso de que la demanda supere a la oferta, se va a hacer un sorteo público para su reparto.

La ordenanza que regulará su empleo y desempeño ya está aprobada desde diciembre del año pasado.

En se establece que la autorización para la utilización de estos huertos va a ser por un periodo de tres años y tras dos permisos consecutivos, no se podrá optar a uno nuevo hasta dos años después.

De igual modo, como se trata de fomentar la horticultura ecológica, las reglas recogen la prohibición del empleo de cualquier producto químico. Además, va a ser obligatorio el compostaje de los residuos orgánicos y cada dos años se deberá abonar el terreno. No se permitirá la instalación de construcciones permanentes y tampoco se van a poder comercializar con las cosechas. Para todos los que incumplan la ordenanza se prevén sanciones: las infracciones leves conllevarán multas de hasta 700 euros; las graves, de 751 a 1.500 euros; y las consideradas muy graves, de 1.501 a 3.000 euros).

Los huertos estarán rodeados por una valla y van a tener un único acceso, tras el que va a haber un espacio común con contenedores. Como ya explicó el concejal de Parques y Jardines, Jesús Coslado, cada parcela va a contar con una superficie de 61 m2 y una toma de agua individual. En principio, va a ser el ayuntamiento el que acepte el coste de este suministro, en tanto que los usuarios van a deber dar sus utilidades y materiales de cultivo, así como las semillas.

La previsión es que los usuarios ya puedan estar cultivando en estos huertos antes de la próxima primavera.






Fuente