Su queja se intensifica: «No somos los culpables y estamos en las últimas». Los hosteleros extremeños se echaron este miércoles a la calle para patentizar que el sector está pasando por serios apuros por las medidas restrictivas derivadas del covid-19.

Centenares de trabajadores se unieron en Cáceres, Badajoz y Mérida. En las dos primeras ciudades fue la Asociación de Chefs y Reposteros de Extremadura (Acocyrex) la que llamó a la movilización.

Pusieron cifras a la situación actual: ya han cerrado 500 de los 11.000 establecimientos que había en la región antes de la pandemia. Hasta la plaza Más grande cacereña acudieron empresarios de varios puntos de la provincia. Aseguran que regiones del norte como La Vera, el Jerte o bien la Sierra de Gata «están muy mal» porque culpan la carencia de turismo que, en su mayoría, procede de Madrid.

Además lamentan que han perdido las cenas y que no tienen ninguna expectativa en la campaña de Navidad. Mas su mensaje, más que a los políticos, se lanzó a los usuarios a fin de que «pierdan el temor a ir a los bares». «Somos sitios seguros», subrayaron.

La misma reivindicación se vivió en la capital pacense, en la plaza de España, donde una pancarta rezaba: «Salvemos la hostelería, somos seguros». Manuel Corbacho, uno de los dos asociados del catering Come y calla de Badajoz, expresaba: «Nosotros contratamos a una media de 30 a 35 personas por mes, eso ahora es realmente difícil porque no poseemos trabajo desde marzo; hay temor en la sociedad a los acontecimientos y en el final provocamos que se celebren de forma privada, y es más fácil que haya contagios que con una empresa profesional que controle».

Recuerdan que el porcentaje de casos confirmados en locales de restauración ronda el 2%, según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad.

También, en Mérida más de un centenar de automóviles recorrieron las calles de la región. Los hosteleros emeritenses se detallan en contra de que mientras que el aforo de sus negocios se disminuye al 40%, estos tienen que continuar abonando el 100% de sus pagos mensuales. «Nos tienen marginados», resaltó la promotora de la idea Ani Simonyan, del café Joplin. Ý añadió: «Deseamos que nos rebajen todos y cada uno de los gastos al mismo porcentaje que el aforo. No podemos abonar todo cuanto nos encontramos pagando con un aforo menor que la mitad permitido».

Entre otras cuestiones, el área demanda a las administraciones públicas una reducción de las cuotas de autónomo, de la seguridad popular, tal como de las retenciones de los alquileres.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí