Doscientas cincuenta mil personas en la calle y un impacto económico estimado en más de 10 millones. Fueron las cifras del balance del Carnaval de Badajoz en el 2020, lo que da una idea gráfica de lo que supone esta fiesta para el conjunto de la ciudad y del perjuicio que con llevas su suspensión en el 2021 a causa de la pandemia. El ayuntamiento, tras alcanzar un acuerdo con los colectivos carnavaleros, anunció hace unos días que se había decidido cancelar los concursos y actividades oficialess, ante la imposibilidad de garantizar la seguridad de los participantes y el público.

Aunque son diversos los sectores que se verán perjudicados, dos de los más afectados serán la hostelería, con bares llenos a reventar esos días, y los hoteles, ya que muchos rozan el 100% de ocupación. En ambos casos comprenden y respaldan la decisión de cancelar las actividades más multitudinarias por el riesgo que representan, pero piden medidas que contrarresten las pérdidas de este nuevo «golpe» a sus negocios.

«Es una fecha clave, que se suma a otras, como la Noche en Blanco, que se tenía que haber celebrado ayer, o la Navidad, que será la próxima. Todo lo que sea suspender fiestas es un palo para nosotros, por eso pedimos que desde la administración se planteen alternativas que ayuden a salvar nuestros negocios, de lo que dependen muchas familias», argumenta Laura García, portavoz de la Plataforma de Hostelería de Badajoz. Los cinco días de Carnaval suponen para muchos hosteleros un tercio de sus ingresos anuales, a la que se une la creación de puestos de trabajo, al duplicarse las plantillas.

«Esperamos que no pase como con el ‘San Juanito que se anunció para septiembre tras suspenderse la Feria de San Juan, porque los hosteleros no hemos vuelto a saber nada», lamentó. En este sentido, también se quejó sobre la falta de información con respecto a las ayudas a los autónomos y pymes por importe de 3 millones de euros que recoge el presupuesto municipal, pues aunque se han detallado las cuantías, «no sabemos qué requisitos se debemos cumplir para recibirlas», asegura la portavoz de los hosteleros.

SITUACIÓN CRÍTICA / «Estamos en una tesitura muy delicada», recalca García, quien apunta que a la suspensión de las fiestas se unen las limitaciones impuestas al sector, que está llevando a muchos negocios a una situación «crítica.

En la misma línea se pronuncia el presidente de la Confederación Empresarial de Turismo de Extremadura (Cetex), Manuel Moreno, que más que pedir que se organicen actividades alternativas, que podían ser incluso «contraproducentes» por la concentración de público, apela a la necesidad de que se flexibilicen las restricciones impuestas en cuestión de horarios al sector del ocio. «Se trata de medidas tomadas a nivel nacional y tendrían que haber sido comunidad por comunidad o localidad por localidad, porque las situaciones no son las mismas», defiende. En este sentido, recalca que los empresarios ya han realizado inversiones para que sus negocios sean «seguros». «La suspensión del Carnaval es un golpe más, un suma y sigue, pero lo entendemos, por eso pedimos ayuda para que se cambien otro tipo de medidas y podamos trabajar», insiste.

Aunque las grandes actividades del Carnaval del 2021 se han suspendido, el alcalde, Francisco Javier Fragoso, ha insistido en los últimos días en que la fiesta se pueda celebrar en la calle si la situación sanitaria lo permite, algo a lo que no se renunciará «hasta el último momento». La evolución de la pandemia será la que marque qué alternativas se pueden plantear para que la fiesta grande de la ciudad no pase sin pena ni gloria.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí