En construcción de nuevo. Un año después de que la Junta de Extremadura acometiera las obras de asfaltado de la avenida Reina Sofía de Badajoz, conocida como Circunvalación, que es propiedad de las comunidades autónomas, deberá proceder a la molienda para intentar solucionar los problemas que provocan la aparición de balsas de agua cuando llueve. El Ministerio de Economía e Infraestructuras ha informado a este diario que sus servicios técnicos han realizado el trabajo de investigación y ya han realizado las pruebas ‘in situ’ vertiendo agua con un camión cisterna para localizar las zonas donde se retiene. El resultado es que «en breve» el área se escariará para mejorar el drenaje.

Una vez se vuelva a arreglar esta vía, el Gobierno regional retomará los contactos con el Ayuntamiento de Badajoz para el traspaso de esta avenida, trámite que se anunció hace dos años y que estaba pendiente de que esta autovía fuera reparada por su propietario.
Esta semana que se han anunciado lluvias, los numerosos conductores que circulan por esta vía volverán a comprobar los defectos que presenta, ya que se forman charcos de agua que ponen en riesgo la conducción. Tras las obras de asfaltado que realizó la Junta en agosto de 2019 entre el puente de Palmas y el puente de San Roque, los técnicos de Vías y Obras del Ayuntamiento de Badajoz comprobaron que persistían los problemas de evacuación de agua y determinaron que tenían dos explicaciones: por una Por un lado, las deficiencias de un pequeño colector instalado hace tres años y, por otro, la falta de pendiente de la propia vía.

Las deficiencias en el colector fueron verificadas con una inspección por cámaras, que reveló defectos ocultos como tramos de tubería aplastados, seccionados y sin ningún tipo de conexión o colocados en contra pendiente. Para subsanar estos defectos, el Ayuntamiento se puso en contacto con la empresa pública Acuaes (Aguas del Estado), que había emprendido esta obra como parte de un ambicioso proyecto. El trabajo de reparación ha sido realizado este verano por la empresa ganadora, ya que el trabajo aún estaba en garantía. La actuación ha afectado a una red secundaria cuya misión es el drenaje de Circunvalación y que descarga al colector general de la margen izquierda.

Por tanto, quedaba por resolver el segundo problema provocado por la acumulación de agua en la avenida Reina Sofía. Según los técnicos municipales, este problema se produce por la baja pendiente transversal, a pesar de ser una vía muy llana. Esta avenida es propiedad de la Junta porque forma parte de una carretera regional, aunque está totalmente integrada en el tejido urbano de la ciudad, por lo que desde 2018 ambas administraciones vienen intentando traspasar la titularidad. Pero para que el ayuntamiento lo asuma tiene que estar en perfecto estado y tras las obras de asfaltado de 2019 se comprobó que no lo estaba. Por tanto, la recepción de esta avenida por el Ayuntamiento estaría pendiente de que el Ayuntamiento acometa esta nueva obra de reparación.

El fresado del pavimento consiste en retirar el asfalto de la calzada para posteriormente colocar una nueva capa. La Junta no ha precisado la fecha en la que emprenderá estas obras, si afectarán a todo el tramo de la avenida, ni al plazo de ejecución.

Cuando se realizó el último asfalto, la obra se prolongó durante diez días y se llevó a cabo de noche para interferir lo menos posible con el tráfico.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí