El problema de la suciedad que deja tras de sí la celebración de los mercadillos de los martes, en la explanada al lado del puente Real, y de todos los domingos, en El Nevero, persiste y el concejal de Limpieza, Alejandro Vélez, insiste en que la única solución es sancionar a quienes no respetan las ordenanzas municipales. Es lo que ha vuelto a mover al concejal de Mercados, Eladio Buzo, que ha abordado esta situación con el representante de los comerciantes itinerantes y también lo puso en conocimiento de la concejala de Policía Local, María José Solana. «O sea una cadena y veremos si trabaja, aunque yo hasta que no lo vea voy a estar escéptico», reconoció Vélez, que no es la primera oportunidad que se queja de la falta de apoyo de otras delegaciones para tratar de poner solución a este inconveniente.

El concejal explicó que, aunque a lo largo de la celebración de los mercadillos hay agentes de la policía local velando por su buen desarrollo, no ocurre igual cuando finaliza esta actividad, por lo cual no hay supervisión sobre el cumplimiento de la ordenanza de limpieza. «El problema es que en el momento en que no se está encima de , hacen ni caso a su obligación, que es dejar estos espacios en buen estado». Vélez afirma que cuando hubo presencia policial tras el cierre de los puestos, se ha comprobado que estos espacios se quedaban en mejores condiciones, «mas hemos vuelto a las andadas», lamenta. « pienso que ya no hay nada más que hablar, lo que hay que llevar a cabo es actuar y sancionar. Incluso hasta el mismo representantes de los vendedores se lo ha reconocido al concejal de Mercados, que hay que iniciar a multar al que no cumple», insiste.

Los comerciantes se defienden de las críticas del concejal de Limpieza señalando que la mayor parte cumple con su obligación y que con sus declaraciones los perjudica. Vélez afirma que sabe que no son todos responsables de esta situación, mas tampoco «una minoría» por el estado en el que quedan estos espacios y contesta que quienes incumplen son los que están «perjudicando» al colectivo. El concejal enseña que se reparten bolsas y que hay «numerosos» contenedores distribuidos por ambas zonas, por lo que cree que no hay explicación para lo que sucede. «Dicen que hay actividades que desarrollan considerablemente más suciedad, mas son una vez por año, esto es dos veces por semana a lo largo de todo el año», apunta.

A las limpieza de los espacios que ocupan los mercadillos se destinan seis operarios, una barredera y un camión recolector a lo largo de una media de entre tres y 4 horas. «Estoy seguro de que si cada uno de ellos dejase limpio su parte, con una máquina y dos trabajadores en una hora se encontraba todo recogido y el resto del personal se podría dedicar a otras tareas en la localidad», asegura. Vélez apunta que en el recinto de El Nevero, al estar vallado, la basura es más simple de retirar, pero alarma de que en el caso del mercadillo de los martes, mucha basura termina en el cauce del río, con el daño medioambiental que ello supone.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí