La situación actual de Embalses de la provincia de Cáceres Es mejor que el índice de volumen de agua embalsada que se registra en Badajoz. Las presas de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) tienen una capacidad total de almacenamiento de 6.627 hectómetros cúbicos. Sin embargo, actualmente tienen un volumen de agua reprimida de 3.742 hectáreas cúbicas (56,47% del total) frente a las 3.049 (46,01%) registradas hace un año en la web Embalses.net.

El embalse de Alcántara, el segundo con mayor capacidad de Extremadura, Casas 1.971 hm3 (62,37%) de 3.160 posibles. El de Valdecañas, 615 (42,53%) de un máximo de 1.446, y el de Gabriel y Galán, recibe 400 (43,91%) del 911. Son los tres principales embalses de la provincia de Cáceres.

Los embalses de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) tienen una capacidad máxima para almacenar 7.592 hectómetros cúbicos de agua. Sin embargo, en la última semana han acumulado un volumen de 2.388 hectáreas, el 31,45% del total; frente al 39,05% almacenado a principios de septiembre de 2019.

Embalse de La Serena, el primero con mayor capacidad de la región, Casas 610 hm3 (18,95%) de 3.219 posibles. El de Cíjara, 365 (24,25%) de un máximo de 1.505 y el de Orellana, obtiene 505 (62,50%) de 808. Son las tres principales presas de la provincia de Badajoz.
El embalse de Alange almacena 212 hectómetros cúbicos de agua, lo que corresponde al 24,88 por ciento de su capacidad. Esto es 10 puntos menos que el año pasado, lo que significa que el embalse ha perdido 72 hectómetros cúbicos de agua en los últimos doce meses, según datos publicados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

Para este tipo de situaciones El CHG ha planificado una serie de medidas en su plan especial de sequía. Lo que llama la atención es que se informa a los usuarios de la situación y expectativas de desarrollo de los recursos utilizables para programar sus actividades futuras, y que asesoran a las comunidades de regantes para que aprecien la posibilidad de manejar plantas que requieran menores cantidades. de agua.

El Alange es el segundo peor porcentaje de todos los embalses gestionados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana en la provincia de Badajoz, justo por detrás del embalse de La Serena.

Además de la presa de Alange, la presa de Tentudía también se encuentra en «situación de alarma» (no llega a los 2 hectómetros cúbicos de agua embalsada). Del resto de embalses gestionados por el CHG, Torre de Abraham y Vega del Jabalón en la provincia de Ciudad Real y Piedra Aguda de Olivenza se encuentran en la peor situación hídrica.

A nivel nacional

A nivel nacional, la reserva hidráulica ha vuelto a caer, alcanzando el 50,8% de su capacidad total esta semana tras perder 828 hectómetros cúbicos (hm3) en los últimos siete días, o 1,5% según el Ministerio de Cambio Ecológico y Demográfico. Retos que muestran que los embalses almacenan un total de 28.283 hm3 de agua.

Todo ello a pesar de las lluvias de la semana pasada, que han afectado de forma significativa a toda la península. El máximo se produjo en San Sebastián-Donostia con 86,5 l / m2.

Por áreas, la reserva cantábrica oriental es del 72,6%; el de Cantabria occidental con un 75,9%; el de Miño-Sil al 68,1%; el de Galicia Costa con el 61,7%; la cuenca interior del País Vasco con un 76,2%; el del Duero al 66,4%; el del Tajo al 49,6%; y el del Guadiana con 32,1 por ciento.

Asimismo, Tinto, Odiel y Piedras son el 65,9%; Guadalete-Barbate al 39,6%; Guadalquivir 34,1%; Cuenca mediterránea andaluza al 48%; 43.4% seguro; Júcar 50,8%; Ebro al 68,6%; y las cuencas interiores de Cataluña en un 85,7 por ciento.

Actualmente, la reserva alberga un 10,2% más de agua que en las mismas épocas del año anterior (25.659 hm3), pero es un 13,7% menos que el agua promedio que se ha incautado durante la última década en esas fechas (32.778 hm3).

Cáceres busca una solución a la sequía

El pasado mes de julio, el Ayuntamiento de Cáceres declaró aparcado el traspaso de Portaje cuando la Agrupación Hidrográfica del Tajo abrió el expediente para la elaboración de un nuevo proyecto. Hasta que eso suceda, el alcalde Luis Salaya ha avanzado a principios de este mes, que comenzará en el otoño, cuando se debe comenzar a trabajar en la ampliación del trasvase de Almonte para mejorar el suministro de agua de la ciudad. La obra fue adjudicada a una UTE por 632.000 euros y el plazo de ejecución es de ocho meses.

Según publica este diario, este proyecto sustituirá a nueve bombas que se trasladan a Guadiloba, aumentando la capacidad de transferencia de 2,5 a 3,6 millones de litros. El objetivo es mejorar el bombeo desde la estación de tratamiento de agua potable al embalse de La Montaña, que abastece a toda la ciudad.

Salaya ha recordado que “es una situación que llevamos muchos años arrastrando, que tiene muchas causas, y eso demuestra que Cáceres tiene un grave problema con el suministro de agua.que una ciudad de este tamaño no puede vivir eternamente, dependiendo de situaciones muy volátiles para poder seguir abasteciendo o no, o que puede surgir una situación que no ocurrirá este año y en la que habrá una interrupción del suministro en la ciudad Cáceres Capital vendría si no actuamos, lo cual sería gravísimo, aunque fueran 10 minutos.

El ayuntamiento admitió que la ciudad se encuentra en una situación difícil «que no se conoce desde hace más de 20 años». Si la capacidad era entonces de 20 hectómetros cúbicos, en julio estábamos en 6,29, el 30,7% de la capacidad total.

También indicó que esperamos que el sistema de bombeo de Almonte pueda ser reemplazado para fin de año, “con un aumento de la capacidad de bombeo que nos dé una buena estabilidad en este sistema, que ahora es de 20.000 metros cúbicos. Eso es 12.000 metros cúbicos menos que el consumo diario de agua de la ciudad. Con el nuevo sistema podemos cubrir el 100% del consumo diario de agua. Esto nos daría una estabilidad que nos haría menos dependientes de Guadiloba y más de Alcántara ».


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí