Hay conciencias que no se duermen  ni siquiera frente a la más grande pandemia del último siglo, conciencias que al fin y al cabo jamás encuentran excusas para dar un paso atrás. Los colectivos y organizaciones que velan por los más necesitados de la ciudad más importante cacereña además estarán ahí estas navidades, datas que aceptan lanzar campañas solidarias y capturar ayudas destacables para los siguientes meses. ACISJF, Cruz Roja, Arema, Banco de Comestibles, Cáritas y Vicencianos no fallarán, tampoco las cofradías ni otros colectivos. Todos trabajan en los preparativos, mas requieren que los ciudadanos arrimen el hombro, o el bolsillo, en un año especialmente dramático.

ACISJF

Lo dicen los datos reales, no las estadísticas ciegas. «Ahora mismo atendemos a 301 familias que suponen más de 1.000 personas, entre ellas 214 pequeños. Todos los días se marchan incorporando más, algunas de siete miembros», explica Corazón Rosado, responsable de ACISJF en Cáceres, asociación católica que ejecuta una labor impagable desde sus dos casas en Pereros y San Juan, donde proporciona trabajos de acogida, reparto de alimentos, asesoramiento, capacitación…

«Estamos ahora sobre nuestras opciones, pero una casa de la Iglesia sigue siempre abierta y tengo por lema que Dios nace para todos en Navidad», destaca Corazón Rosado, que transporta muchos años asistiendo a personas sin recursos. «La vivencia te enseña, y la gente que viene en este momento, en estas circunstancias,  tiene pretenciones enserio», revela. De ahí que, el conjunto de 37 voluntarias que hacen viable cada día el milagro de ACISJF, han decidido que aumentarán la asistencia navideña a las familias vapuleadas por la situación. «Hay que llevarles algo de ilusión», anuncian.


Por consiguiente sí va a haber cenas y comidas poco comúnes los días 24, 25 y 31 de diciembre, y 1 de enero. Las voluntarias van a repartir los productos para que las familias puedan prepararlos en la privacidad y la dignidad de su hogar. Así, en las mesas más humildes de Cáceres no va a faltar una paella espléndida en ingredientes, doradas, lomos de cerdo, dulces de Navidad y un simple nacimiento en papel. Este año, como novedad, ACISJ incorporará a su cesta navideña una bombona de butano, tan necesaria en muchas casas, donde la energía forma un auténtico lujo.

Aparte, las familias van a recibir artículos de limpieza del hogar y de higiene personal como gel hidroalcohólico, jabón y máscaras. Tendrán sábanas, mantas y toallas. Los pequeños gozarán de sus regalos de reyes. «Todos y cada uno de los productos serán nuevos, no se puede agarrar nada de segunda mano por el virus», resalta Corazón Rosado.

Estas ayudas inusuales, que se aúnan a las entregas habituales de alimentos a las familias,  son probables con la colaboración del Banco de Comestibles, empresas, asociaciones y el Obispado. Mas en este momento ACISJF requiere la especial implicación de los ciudadanos. Por esto ha lanzado la campaña ‘Coloca un plato en mi mesa’, que invita a conceder el semejante al gasto de un comensal en la cena navideña de cada casa. Puede realizarse en Liberbank (ES68 2048 1201 6330 0003 4204). Además, la asociación está pendiente de recibir luz verde municipal para su rastrillo solidario.

LOS REYES MAGOS DE AREMA

Además calientan motores en la Asociación de Reyes Magos de Cáceres (Arema), que cumple su décimo aniversario. «La pandemia ha supuesto un auténtico mazazo mas no va a poder con el espíritu navideño. Nos encontramos tan ilusionados o bien más que otros años por llevar nuestros regalos», asegura Juan Carlos Bravo, secretario del colectivo, que reúne a 54 socios que han encarnado a Melchor, Gaspar y Baltasar en consecutivas procesiones.


Porque las sorpresas de Arema son dignas de sus majestades. En los tres últimos años han entregado dos lotes de 55 y 52 bicis, y 77 tablets. Cada vísperas de Reyes visitan una o bien dos ludotecas cacereñas (según número de individuos) y en esta ocasión asistirán a Mejostilla y Rodríguez Moñino, aunque procurarán la forma de llevarlo a cabo con seguridad. En sus diez años de trayectoria, el colectivo ha dedicado más de 150.000 € a estos y otros regalos con destino a instituciones benéficas (ACISJF, Cruz Blanca…). Además, ahora prepara un vídeo particular que divulgará por las comunidades a fin de que los pequeños cacereños sepan que, más allá de la pandemia, ellos siempre prosiguen ahí.

CRUZ ROJA

Y tanto que siguen, porque Cruz Roja además programa su enorme campaña de donación de juguetes a familias en ocasiones complejas. Cada año, unos 200 niños (en esta ocasión probablemente más) reciben estos regalos en Cáceres en las vísperas de Reyes. La colaboración ciudadana se hace necesaria. «A fines de noviembre comenzaremos a recoger los juguetes, que pedimos que no sean sexistas ni bélicos, sino académicos», enseña Laura Hernández de la Osa, organizadora de Cruz Roja Juventud en Extremadura. También deben ser nuevos para evadir cualquier clase de compromiso con el covid.

Quienes deseen ayudar tienen la posibilidad de dar juguetes en las diferentes reuniones de Cruz Roja. En el caso de Cáceres se está habilitando la obtenida en Tambo de Alfonso IX. Además, Cruz Roja efectuará campañas de captación en institutos y asociaciones. «Esperamos llegar a unos 1.500 menores en toda Extremadura, con la participación de los más de 150 voluntarios», recalca la coordinadora.

Ajeno de los juguetes, Cruz Roja distribuye comestibles procedentes del Fondo de Asistencia Europea para los más Desfavorecidos (FEAD) a 160 familias cacereñas de forma regular. A ellas se suman desde hace unos meses otro cincuenta de hogares acogidos al programa Responde, que Cruz Roja  abrió a causa de la pandemia.

BANCO DE ALIMENTOS

Y esta Navidad tampoco podía faltar la ONG de las ONGs, la que pone la mesa a tantas personas en situaciones bien difíciles por medio de las instituciones que las cuidan. El Banco de Comestibles de Cáceres ejecuta cada mes de diciembre la Gran Obtenida de la Federación Española de Bancos de Alimentos, que mueve a un batallón de voluntarios por distintos supermercados. La pandemia impedirá que sea presencial. Mas ahora existe opción.

Del 16 al 22 de noviembre, los ciudadanos van a poder hacer sus donaciones en metálico en el momento en que pasen por caja en las tiendas y tiendas colaboradoras. A lo largo de ese periodo además podrán hacer donaciones en línea en ‘enorme recogidadealimentos.org’.


El Banco de Comestibles de Cáceres reparte 1,6 millones de kilos anuales. Un 40 % procede del FEAD, un 30% de operaciones kilo, y otro 30% de la Gran Obtenida. Esta última, «con la que pretendemos llevar una Navidad digna a las viviendas», según explica el presidente, Juan Carlos Fernández Rincón, depende ahora de los ciudadanos.

CÁRITAS

Con el mismo fin, Cáritas acaba de  enseñar su campaña de captación de socios y donantes, que en pleno contexto de indecisión llega con un mensaje claro: «Esta Navidad hemos de estar más cerca que jamás, porque la distancia no va en los metros, sino en los movimientos», subraya la responsable de comunicación, Olga Salobre.

La organización atiende a 1.050 personas en Cáceres (comestibles, formación, empleo…), por ello requiere que la sociedad se acerque aún más a quienes carecen de recursos. Los apasionados pueden anotarse como socios o donantes en las diferentes cuentas corrientes habilitadas por Cáritas Coria-Cáceres, en su sede de la calle Doctor Fleming, en su página o bien por Bízum (00734).

LOS VICENCIANOS

Por su parte, la Asociación de Caridad de San Vicente de Paúl seguirá en estas datas con la atención a las 100 familias cacereñas que dependen de su acompañamiento. «Se ha notado mucho el incremento a raíz de la pandemia, además son personas que tuvieron una vida habitual y les cuesta pedir, pero ahora mismo no tienen otra opción», lamenta Dori Plasencia, presidenta diocesana. El colectivo les ayuda a pagar alquileres, recibos, ropa de abrigo y comestibles, a través del autoservicio  ACV, en el que los adjudicatarios solo abonan un 25% de la adquisición, y por medio de donaciones directas del FEAD.  Medio centenar de voluntarios hacen posible este engranaje, a los que se sumaron 10 jóvenes de la parroquia de San Juan que se han convertido en el mayor regalo para continuar adelante

LAS HERMANDADES

Desde las cofradías además preparan sus aportaciones. La fraternidad del Cristo del Humilladero ya ha lanzado una campaña  de obtenida de productos de limpieza del hogar y también higiene personal (ya suman más de 300). Los voluntarios de Cáritas, entre ellos determinados cofrades, los distribuirá entre las 35 familias desfavorecidas que atiende la parroquia del Espíritu Santo.

La fraternidad del Amor adaptará sus actos a las circunstancias para no faltar a la solidaridad navideña. De este modo, durante el besamanos a la Virgen de la Caridad, se cambiará el ademán del beso por la distribución de productos de nutrición y material sanitario, o bien óbolos, en las jornadas del 11 y 12 de diciembre. Se destinarán a los grupos de caridad de San José y a la vivienda diocesana de la parroquia. Además se estudia una opción para la celebración litúrgica de los Reyes Magos del 2 de enero.

Las situaciones tampoco dejan claro si la fraternidad del Dulce Nombre podrá organizar su tradicional obtenida navideña de comestibles para la parroquia del Vivero. En exactamente la misma línea, la cofradía de la Expiración no va a montar su belén solidario por las limitaciones del momento, mas colaborará con los desfavorecidos así como han hecho estos meses donando material.

Además la Cofradía de la Vera Cruz entregará fondos a Cáritas de San Mateo y a las misiones de la Hermosa Sangre en el Tercer Mundo, aparte de comestibles al Convento de San Pablo. De la misma forma, la fraternidad de Jesús Culpado destinará los capital del belén de la ermita de la Paz a fines de caridad, y proseguirá con sus envíos de material sanitario, dinero y comestibles a metas de Kenia y Venezuela, y a las principales instituciones de acogida en Cáceres



Lo mismo va a hacer la cofradía del Nazareno con su belén de Santiago. Por su parte, la hermandad de la Salud reforzará las acciones emprendidas durante la pandemia: red de acompañamiento a hermanos que lo precisen, y recogida de comestibles y productos higiénicos para Cáritas de Santiago y el comedor de las Hijas de la Caridad (van 6.000 artículos). También la cofradía de los Alumnos está volcada con la Casa de la Misericordia, a la que ha dedicado su presupuesto 2020 y aportaciones de los hermanos, más lo que resulte posible en Navidad.

La fraternidad del Cristo Negro, como cada 22 de diciembre desde hace 32 años, llevará a cabo su operación solidaria con las Hermanas Jerónimas. La cofradía de la Soledad realizará diferentes aportaciones a Cáritas, Banco de Comestibles y otras organizaciones. Y la hermandad de los Ramos seguirá con su respaldo al comedor de las Hijas de la Caridad (al que ahora ha provisto de unos 30.000 táper), a las Hermanitas de los Pobres y a las familias cacereñas que pasan por un mal instante.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí