Obra corta publicada en vida, la discografía de Jimi Hendrix es generosa en momentos estelares, bellas melodías y ritmos rápidos, demoliciones sonoras, solos de vértigo y maravillas del blues. Aquí hay 10 momentos que pueden definirte.

‘Siente esa sensación’ (1965)

Una diabólica pieza rítmica de diez minutos de las grabaciones que el cantante de Harlem Curtis Knight hizo con Hendrix como guitarrista. No se sabe quién es más rápido, si Knight cantando o Hendrix tocando las seis cuerdas.

‘Hola Joe’ (1966)

Su talento para cubrir canciones ajenas es innegable. Esta lectura de una canción acreditada a Billy Roberts, sobre un hombre sureño que escapa a México luego de asesinar a su esposa, es tan hermosa y personal que supera al original en sí. Experimente el single de debut.

‘Foxy Lady’ (1967)

El primer gran riff de guitarra de Hendrix y el primero de muchos solos agudos por venir. Un tema definitivo también por la forma en que lo canta Hendrix, la forma erótica de pronunciar las palabras foxy y lady. Incluido en el primer álbum de la Experiencia.

‘Bruma púrpura’ (1967)

El impacto de los sencillos de Hendrix es innegable. ‘Purple Haze’ fue la primera en tener éxito, más en el mercado británico que en el estadounidense. Es lo más parecido a un himno hendrixiano (¡tiene tantos!) Y está entre las 20 mejores canciones de la historia según ‘Rolling Stone’.

‘Cosa salvaje’ (1967)

La versión de Troggs, con sus grabadoras, es casi un juego de niños en comparación con la demolición real de esta canción de Chip Taylor de Hendrix. En vivo la interpretaría tirada en el suelo, tocando la guitarra con la boca y literalmente haciéndole el amor. Punto culminante del documental ‘Monterey Pop’, en el que acaba quemando la guitarra.

‘Ala pequeña’ (1967)

Un remanso de paz en el psicodélico ‘Axis: bold as love’, segundo álbum con The Experience y una de las composiciones más delicadas de Hendrix. Cadencia suave, corta duración, voz muy sensual, uso minimalista del xilófono y un breve solo final reducido a un espasmo de belleza melódica.

‘Voodoo Chile’ (1968)

La elegía más pura del ‘wah wah’, una auténtica ‘jam session’ grabada por The Experience para Electric Ladyland, con el aporte de Jack Casady al bajo y Steve Wimwood al órgano. Inspirado en Muddy Waters y ligado a los Black Panthers, daría lugar a ‘Voodoo Child (Slight return)’.

‘A lo largo de la atalaya’ (1968)

Vencer al Bob Dylan original es una tarea abrumadora, y si Hendrix no lo logró con esta versión, estuvo cerca de hacerlo. Su admiración por Dylan le hace interpretarla de forma reverencial, pero aportando nuevos matices. Wim Wenders hizo un corto construido alrededor de las dos versiones, ‘Alabama (2000 años luz)’

‘La pancarta con lentejuelas de estrellas’ (1969)

Se te pone la piel de gallina y no tienes que ser estadounidense o amar la bandera de las barras y estrellas. El himno nacional estadounidense interpretado por Hendrix solo, con tantos efectos y disonancias como yo respeto, temprano en la mañana del último día del festival de Woodstock.

‘Ametralladora’ (1970)

Perteneciente a uno de los discos en directo más contundentes de la historia del rock, Band of gypsys, que incluye parte de los cuatro conciertos que dieron Hendrix, el fogoso baterista Buddy Miles y el bajista Billy Cox las tardes del 31 de diciembre de 1969 y el 1 de enero, 1970. Hendrix evoca con su guitarra el sonido de las ametralladoras en Vietnam, en plena epifanía navideña.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí