Pese a que el encontronazo de la pandemia del coronavirus en Asia se apreció antes que en Europa y su actividad empezó a remontar en primavera, las compañías automovilísticas asiáticas han seguido notando una disminución de sus capital y ganancias durante el primer semestre del año fiscal (abril-septiembre). En Japón, Toyota y Honda consiguieron, sin embargo, mantenerse en la senda de los provecho, aunque vieron como descendían de manera significativa. Paralelamente, Mitsubishi cruzó la linea roja y registró unas pérdidas muy abultadas.

Antes que nada, Toyota ha presentado unas cuentas que, más allá de seguir estando en los números negros, distan bastante a las del mismo período del año pasado. Con un beneficio neto de 5.133 millones de euros, un 45,3% menos, la firma de Yokohoma cerró el semestre con una facturación de 92.774 millones de euros, un 25,9% menos, y un beneficio operativo de 4.240 millones de euros, un 62,8% menos. Según sus previsiones, lo peor ya habría pasado y lograrán reconducir levemente la situación para cerrar el año fiscal 2020-2021 con unos ingresos de 212.140 millones de euros, un 12,9% menos, un beneficio operativo de 10.607 millones de euros, un 45,8% menos, y unos beneficios netos de 11.586 millones de euros, un 30,3% menos.

Con cantidades más modestas, lo mismo le ocurrió a Honda a lo largo de los primeros seis meses del año fiscal. Así, cerró septiembre habiendo ingresado 47.336 millones de euros, un 25,2% menos, lo que le dejó registrar un beneficio operativo de 1.386 millones de euros, un 64,2% menos, y un beneficio neto de 1.311 millones de euros, un 56,6% menos. La compañía japonesa atribuye a la «contención de gasto vinculada a una revisión fundamental de sus actividades» la aptitud de seguir estando en los números negros pese al impacto de la pandemia. Honda prevé cerrar el año fiscal con un beneficio neto de 3.196 millones de euros, un 14% menos que el año pasado.

Mitsubishi pierde 1.720 millones de euros

Peor es el balance anunciado por la firma de los tres diamantes, integrante de la Unión Renault-Nissan-Mitsubishi. Con unas pérdidas netas de 1.720 millones de euros, la marca asiática cae desde los 21,2 millones que ganó en el mismo período del año pasado. Los ingresos se cayeron un 49% hasta los 4.712 millones, dejando unas pérdidas operativas de 677 millones de euros.

Mitsubishi no espera hacer mejor y estima que el ejercicio cerrará con unas pérdidas de 2.950 millones de euros a partir de un recorte de los capital del 34,8% hasta los 12.131 millones de euros que derivarán en pérdidas operativas por valor de 1.147 millones de euros.

La pandemia avanza en Japón con una inclinación positiva de contagios que se tradujo en 938 nuevos casos el 5 de noviembre. La cifra está lejos del pico de 1.998 casos del 3 de agosto, en el peor instante de la crisis en el país del sol incipiente en cuanto a personas afectadas tiene relación. En conjunto, 105.000 personas se han contagiado en el país, de las que 1.806 han fallecido.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí