Los dos icónicos álbumes que completan la premonitoria aventura de «Tintín en la Luna» terminan de reeditarse en 7 lenguas y variedades lingüísticas de España, entre ellas, y por vez primera, en castúo, lo que eleva a 126 el número de lenguajes y variantes dialectales a las que se han traducido los álbumes del famoso reportero.

En esta ocasión Zephyrum Ediciones y Trilita Ediciones muestran el doble álbum «Objetivo: la Luna» y «Aterrizaje en la Luna» en aragonés, aranés, asturiano, castúo, euskera, gallego y mallorquín.

Estas traducciones quieren poner en valor la diversidad lingüística y cultural de España, ampliando el número de traducciones de este singular personaje.

Se trata de la segunda colaboración entre las dos editoriales, que el año pasaron ya lanzaron el álbum «Las joyas de la Castafiore» en gallego, euskera, valenciano, aragonés, aranés y castúo, y que en este momento han editado este doble álbum con el que quieren acordarse el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, dijo a Efe la editora Ana Zendrera.

Con el nuevo lanzamiento asimismo se ha querido poner en valor «toda la documentación que compendió Hergé para llevar a cabo estos álbumes y los guiños científicos que incluyó y que luego se corroboraron, como la ingravidez de las bolas de whisky en el cohete o bien la presencia de agua en la luna, confirmada ahora por la NASA», añade Ana Zendrera.

El fichero de investigación de Hergé era riguroso e incluía artículos, cartas y libros, e incluso llegó a tener una pequeña biblioteca sobre el tema de la astrofísica, la astronáutica y todo lo relacionado con el espacio.

Hergé incorporó parte de esta información técnica a los álbumes, intercalándola con escenas de humor, para hacerla alcanzable a sus jóvenes lectores.

Las traducciones de los dos álbumes se hicieron de manera directa de las obras originales en francés con un lenguaje de hoy y ajustado al hecho cultural de cada lengua o modalidad lingüística.

En el caso del mallorquín, la traductora Sandra Amoraga afirma que en los 2 álbumes, «Objectiu: sa Lluna» y «Hem caminat damunt sa Lluna», los que leen «se van a sentir identificados con las maneras de expresión genuinas del habla de Mallorca, lo que va a hacer que les resulte muy simple ponerse en la piel de los individuos».

«He procurado que cada personaje tenga su propia personalidad, su voz, ajustándome siempre al texto original, si bien con algún rasgo propiamente mallorquín», añade la traductora.

En el caso del asturiano, «Oxetivu la Lluna» y «Pasiando pela Lluna», traducidos por María Xosé Rodríguez López y con la corrección de Xesús González Rato, suponen el relanzamiento de esta compilación en esta lengua, que en 1988 nació con los 2 únicos títulos que habían sido modificados hasta la fecha («La isla prieta» y «Depósito de cok»), agotados ya hace varios años y buscados por los coleccionistas.

Por su parte, los traductores gallegos Henrique y Breixo Harguindey indican que su objetivo en estos 2 álbumes fue «proveer a los nuevos lectores un texto escrito en un gallego de calidad y, al tiempo, no muy distante de sus vivencias idiomáticas».

Tònho Castet Varela, el traductor al aranés, ha considerado correcto integrar expresiones genuinas de esta lengua «con la meta de difundirlas y a la vez ayudar a que no desaparezcan».

La aventura de Tintín en la Luna fue creada entre 1953 y 1954, quince años antes de que Neil Armstrong diera los primeros pasos en el satélite terrestre, en 1969.

Hergé predijo varios hechos que los astronautas y científicos estadounidenses comprobarían años después, como la sensación de aplastamiento de los pasajeros con la fuerte aceleración al despegar o bien la presencia de agua en la Luna.






Fuente