Karen Blixen usaba pseudónimo. Sus letras se escondieron varios años en las de Isak Dinesen. En 1937 firmó la obra que le llevaría a la ‘Memorias de África’, un relato sobre su historia, que en el 85 se representó en el cine con Robert Reford y Meryl Streep en el elenco y asoló en los Óscars. Ahora, setenta años una vez que saliera, Blixen recobra su nombre en una sociedad que reivindica los nombres de mujeres olvidados, perdidos por sociedades que no les dejaban crear y en ese ejercicio para admitir su memoria se encuentra la directiva María Pérez Sanz (Cáceres, 1984).

La cacereña firma su segundo extenso film, el primero de ficción en ‘Karen’, una cinta que ve la luz esta semana en la sección oficial del Festival de Sevilla. Entre las peculiaridades de su película se encuentra que además ha sido rodada en Extremadura y que lleva a la enorme pantalla en el papel personaje principal por vez primera a la música y artista Christina Rosenvinge. Precisamente sobre la elección del papel primordial se pronuncia a este períodico la directora cacereña. « tiene ascendencia danesa, como Karen, al principio le dije que si podía componer la banda sonora de la película, después miramos el guion y entramos más en la historia, le pregunté que si deseaba interpretar a la personaje principal y me mencionó que sí, en este momento no puedo imaginar a una Karen más Karen que Christina», apostilla.

Afirma que el rodaje ha supuesto «un desarrollo film» y «retardado» y «con muchas dificultades». Reseña las diferencias en relación a su previo extenso film, ‘Malpartida Fluxus Village’ (2015). En la situacion de ‘Karen’ «es ficción» y tiene como elemento clave la relación que une a Karen y a su criado somalí Farah Aden, «una amistad adelantada a su tiempo». «Fué un trabajo más minimalista, ha requerido más concentración, había que quitar lo que sobraba, en Malpartida rodamos bastante y el trabajo duro estuvo en el montaje, aquí no, se rodó en 16 milímetros y con planos contados», expone. Sobre el rodaje, que tuvo lugar en verano del pasado año, guarda la cacereña un grato recuerdo. «Fueron diez días contentos, estábamos apartados en la mitad de la naturaleza con un reparto de artistas, cada uno de ellos espectaculares en su campo», pone de relieve.

En relación a la llegada de ‘Karen’ a las salas de cine, Pérez precisa que la intención es que se proyecte en la primavera de 2021 aunque de la misma forma que en el festival de Sevilla, en Extremadura se va a poder ver ahora este mes en dos pases en el festival inédito de Mérida el 22 de noviembre (21.00 horas) y 23 de noviembre (18.30 horas) en los cines Victoria.

Ajeno de su segundo extenso film, que ya ha cosechado sus primeras «buenas críticas»., pone el foco en sus próximos proyectos, dió forma a los videoclips de Miren Tulsa y en este momento prepara un cortometraje con asistencia del ICAA sobre la infancia de Santa Teresa de Jesús basado en el libro de Cristina Morales. «Hay que seguir adelante», mantiene.

Confiesa que no se muestra especialmente «optimista» sobre la realidad que vive el mundo y el cine particularmente e influye en que vive «con preocupación» el momento que vive el sector. «Continuar perjudicando a la civilización es un error», anota. Pérez apuesta por la «militancia cultural» a fin de que sobrevivan las salas. «Hay que sacar las películas adelante, si no se quedan en un limbo extraño y después será muy difícil sacarlas, es sustancial que la rueda no pare». 






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí