Las proyectos del regadío de Tierra de Barros comenzarán a inicios del año 2023, con un presupuesto de 250 millones de euros, y contemplan la construcción de una planta fotovoltaica para su desempeño.

En suma, se transformarán en regadío un total 15.170,97 hectáreas, y se habilitarán 6.586 parcelas con una media de 2,3 hectáreas en los ayuntamientos de Almendralejo, Alange, Acehuchal, Villafranca de los Barros, Villalba de los Barros, Ribera del Fresno, Solana de los Barros, Torremejía, La Zarza, Fuente del Maestre, Mérida y Villagonzalo.

De esta forma lo ha destacado la consejera de Agricultura, Avance Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal, en la presentación este martes en Mérida del emprendimiento de regadío en Tierra de Barros, que ha calificado como «el proyecto de ámbito agrario de mayor encontronazo económico y social en nuestra región en los próximos años».

En su intervención, la consejera de Agricultura ha avanzando que la previsión del proyecto es sacarlo a licitación a fines de 2021, adjudicarlo a lo largo del año 2022 y empezar terminantemente las obras a principios de 2023, para lo cual trabajan en «estrecha colaboración con la comunidad de Regantes, y administraciones estatales y locales».

«No hay ninguna actuación semejante en la historia reciente de Extremadura, ni mejor plan de empleo rural, ni mejor programa de fijación de la población de territorio» como este proyecto de regadío, del agua se destinará en un 63,4 por ciento a regar viñas; en un 36,2 por ciento para regar olivares, y el 0,4 por ciento restante, a otras variedades de cultivo, ha señalado García Bernal.

RIESGO DE APOYO POR SISTEMA CON GOTEO

Según los datos aportados por la titular de Agricultura, el regadío contará con una dotación de 2.765 metros cúbicos de agua por hectárea al año, por medio de riego de acompañamiento con sistema por goteo, y se abastecerá de los embalses de Alange y Villalba de los Barros, por medio de un sistema de riego «por demanda ordenada a la red social de regantes, que establecerá el horario de compromiso».

De esta forma, el sistema consta de dos captaciones de agua superficiales, con sus respectivas estaciones de bombeo, en Alange y el Villalba, tal como con una serie de conducciones de impulsión de las redes principales, secundarias y terciarias.

Además, se establecerán 17 campos de riego y las 3 balsas de regulación incluidas en el emprendimiento tienen una aptitud de almacenamiento de 14 hectómetros cúbicos.

El riego se efectuará a lo largo de seis días por semana con 16 horas del día a día como máximo, y incorporará con telecontrol y automatización, lo que permitirá «proporcionar un servicio de más calidad a los regantes» y dispondrá además de centro de control general, de estaciones de bombeos y de hidrantes en las parcelas, ha explicado.

En relación a la planta fotovoltaica que se contempla en el proyecto, Begoña García ha señalado que producirá 11,4 megavatios y ocupará más de 32 hectáreas, de tal manera que el 65 por ciento de la energía que se requiere para este regadío se aportará desde la planta con energía renovable, lo que supondrá un ahorro de coste energético estimado en el 79 por ciento, o sea, 44 millones de euros en 25 años.

La consejera ha avanzado además que este miércoles, 18 de noviembre, saldrá a información pública en el Diario Oficial de Extremadura la evaluación de impacto ambiental de este proyecto, y a partir de ahí se proseguirá la tramitación de la concesión de aguas con la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

CRITERIOS MEDIOAMBIENTALES

En la presentación del emprendimiento también ha participado el secretario general de Población y Desarrollo Rural, Manuel Mejías Tapia, quien ha relevante que este proyecto está apoyado en criterios medioambientales, y también se han seguido otros criterios, como el respeto al patrimonio arqueológico, la seguridad de las balsas o la fiabilidad en el desempeño hidráulico.

Manuel Mejías ha resaltado que se ha optado por la energía fotovoltaica, que incrementa la inversión inicial, mas decrece los costes de explotación, de modo que «pesa más el coste de optimización que el coste mínimo».

Finalmente, el presidente de la Red social de Regantes de Tierra de Barros, Isidro Hurtado, ha explicado que fué un emprendimiento en el que se «ha trabajado intensamente» y que tuvo unas actualizaciones destacables, «desde el instante en que empezamos hace cuatro o bien cinco años con el proyecto básico hasta el que mostramos hoy».

Hurtado ha relevante también la «ilusión y seguridad» de los labradores en que este proyecto «salga adelante, que no tiene marcha atrás», y que es una «buena nueva» el que al final se haya conseguido que se abra la puerta a que el Gobierno central entre a formar parte de este emprendimiento.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí