USA todavía es el mercado más interesante para las compañías españolas con deseos de medrar en el extranjero. El ‘Top de Mercados 2021’ de la asociación de compañias internacionalizadas Amec apunta a EEUU y los países europeos como los principales mercados de interés para las empresas industriales internacionalizadas en el 2021. Esta asociación, cuyas compañias desarrollan un volumen de exportación mayor a los 6.200 millones de euros y exportan una media del 55,5% de su facturación, elabora desde hace 4 años un informe de prospectiva para descubrir dónde están las oportunidades para las compañías del país, tal como un ránking a medida según su sector y su campo de actuación. Las conclusiones del informe son visibles; EEUU pasa de la cuarta situación que ocupaba el año pasado a liderar la clasificación. EEUU fue el cuarto destino de las exportaciones de las empresas de Amec en el 2018 (6,3% del total) y pasó a ser el segundo en el 2019 (9,5% del total).

El mercado estadounidense sostiene su interesante si bien en los últimos años las relaciones comerciales con la Unión Europea fueron complejas. El motivo es que se trata de un mercado de grandes dimensiones, con enorme estabilidad, fortaleza y dinamismo empresarial. Todo lo mencionado hace que esté resistiendo el impacto económico de la segunda ola de la pandemia con menor incidencia en su economía frente a otros países. Sin embargo, el creciente regionalismo del comercio hace necesario adaptar las tácticas de entrada de las compañías en este país. Por otro lado, el cambio de presidencia debería ser un elemento dinamizador del comercio y para la instalación de empresas extranjeras en el país.

La guerra comercial entre EEUU y China durante la presidencia de Trump y la pandemia han acelerado según Amec la tendencia de las compañías hacia la diversificación de suministradores de materias primas, con cadenas de valor y fábricas bastante concentradas en China. El estudio de mercados de Amec exhibe de qué manera este hecho asimismo está beneficiando mercados como Vietnam o México. «Si bien aún hay relativamente poca presencia de las empresas catalanas y españolas, su papel se ve fortalecido en los últimos meses por la diversificación de las cadenas de valor global. Si bien China, el gigante tractor de toda la región, ha centrado hasta la actualidad toda la atención, con la pandemia las compañías están viendo que hay que diversificar y no depender de un único mercado», enseña el informe de Amec.

Marta Andreu, delegada de Amec en EEUU, destaca que Biden presentó ahora en el mes de julio un plan económica para «reconstruir la capacidad de fabricación nacional», restaurando las cadenas de suministro locales que van desde semiconductores a artículos farmacéuticos. En el mes de septiembre, añadió una penalización fiscal al plan, «dirigida a las empresas que trasladen puestos de trabajo a otros países, adjuntado con un crédito fiscal para las compañías que los traigan a USA». Por ello todo indica que si bien el proteccionismo de la política estadounidense se sostendrá, el triunfo de Biden debería normalizar las relaciones con la Organización Mundial de Comercio «y procurará alianzas más extensas para hacerlo».

Asia y Oceanía son mercados de elevada proyección económica, con integración del mercado y oportunidad comercial para la mayor parte de empresas de europa. Es clave el acuerdo firmado el pasado 15 de noviembre de la novedosa Asociación Económica Integral Regional (Regional Comprehensive Economic Partnership, RCEP) entre los diez estados integrantes de la ASEAN (Myanmar, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam), China, Corea de Sur, Japón, Australia y Novedosa Zelanda. La unión comercial de estas economías representa cerca del 30% del PIB mundial, reúne más de 2.000 millones de habitantes y concentra el 28% del comercio en todo el mundo. Con la entrada en vigor de este tratado, las empresas situadas en los estados que forman parte se favorecerán, entre otras caracteristicas, de ingreso a unas tarifas arancelarias preferentes; reducción progresiva de barreras no arancelarias; no discriminación en materia de inversiones extranjeras entre los países miembros; normativa pensada para fomentar el comercio online en la región; mayores facilidades en la movilidad por toda la zona; y una mayor integración de las cadenas de valor regionales.

Los países europeos ocupan también los primeros puestos del top por su proximidad, transparencia y estrechos lazos comerciales con España. En medio de estos, sigue situándose Reino Unido, más allá de toda la indecisión que está provocando ya hace más de dos años el ‘Brexit’. Sin contemplar el aumento de costos y de tiempo en las exportaciones y las importaciones una vez materializada su salida de la Unión Europea, el Reino Unido todavía es un país permanente e integrado en las cadenas de valor global, que puntúa bien en sencillez de negocios, en los indicadores macroeconómicos, de gobernanza y proyección económica.

«El Top de Mercados 2021 es una herramienta práctica y eficiente para las compañías industriales internacionalizadas para investigar y medir las fortalezas y debilidades de los primordiales mercados de todo el mundo en el entorno complejo actual, permitiendo de esta forma reducir los peligros y hacer más simple la toma elecciones», enseña el director general de Amec, Joan Tristany.

«El informe debe leerse en función de las peculiaridades de cada una de las compañías y del momento. Reino Unido no va a ser al inicio de 2021 una oportunidad, pero posteriormente seguirá siendo un área primordial con la que comerciar», enseña la responsable del Observatorio Amec, Susana González.






Fuente