La cita será a las diez y media de la mañana en la plaza Mayor de Cáceres. La Asociación de Chefs y Reposteros de Extremadura (Acocyrex) ha convocado para el próximo miércoles, 11 de noviembre, una concentración abierta a todo el sector y a cuantos deseen sumarse a esta iniciativa. Su mensaje, «#Salvemos la hostelería. Somos establecimientos seguros», sintetiza el sentir de estos expertos, que ven como sus locales pierden fuelle peligrosamente mientras la pandemia prosigue acorralando a la hostelería. En Badajoz hay prevista otra idea semejante a exactamente la misma hora, el mismo día, pero en la plaza de España.

Francisco Romero es el tesorero de Acocyrex y responsable de la cocina del Parador de Turismo de Cáceres. «Esencialmente será un acto de reivindicación de nuestro área, para apoyarnos y sentirnos apoyados, para dejar claro que somos establecimientos seguros», resalta, mientras recuerda que en los bares y restaurantes se han producido menos del 3,5% de casos de covid-19 entre mayo y octubre, según datos oficiales del Ministerio de Sanidad.

«Existe sensación de que nos están estigmatizando, criminalizando, y los contagios desgraciadamente se dan en todos sitios. Nuestros socios lo pasan mal, de ahí que hemos decidido dar visibilidad al problema, convocar la concentración», asegura Francisco Romero. En verdad, los negocios tienen cero eventos desde el momento en que terminaron las comuniones de septiembre, aplazadas en primavera. «No hay turistas, y el cliente local no llena los establecimientos, mucho menos en estos instantes, porque también el extremeño se ha retraído con las noticias de la pandemia», sugiere el profesional. «El verano ha sido un espejismo, un tira y afloja, mas desde el último puente la bajada de la actividad se ha hecho visible. Hay poco turismo, en este momento nulo, y los cacereños evitan los establecimientos», lamenta Miguel Ángel Sánchez, miembro de Acocyrex y responsable de cocina de Eustaquio Blanco.

Seguridad

Frente a ello, Francisco Romero desea recordar que la hostelería «prosigue las normas de seguridad». La prohibición de consumir en barra «se lleva a rajatabla» y los aforos «se cumplen». En este momento existe otro problema añadido: la llegada del invierno además empieza a restar público a las terrazas, que fueron una partida importante para bastantes locales desde el principio de la pandemia.

Aparte, los  chefs y reposteros extremeños miran con recelo el endurecimiento de las condiciones para la hostelería en diferentes comunidades, desde el cierre total de los establecimientos, hasta  las limitaciones en aforos y en horarios de apertura.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí