El sector de la cogeneración ha advertido del peligro de supervivencia para un total de 50 plantas ante el fin este próximo martes, 8 de diciembre, de la extensión del derecho a percibir la retribución a la operación a estas instalaciones, que recopila el Real Decreto 20/2018 y que prolongaba dos años la vida útil regulada de cincuenta de cogeneraciones. La expiración de este plazo va a sospechar que cerca de esas 50 plantas de cogeneración que acaban su historia útil dejen de recibir ayudas por la inversión y la capacidad instalada, «lo que va a generar que suban los costes energéticos de las industrias socias y, por ende, se reduciría su competitividad, dejen de ser rentables y una buena parte de ellas desaparezcan», indicaron a Europa Press en fuentes del área.

Específicamente, esa cifra de plantas representa aproximadamente el 8% de las 600 plantas de cogeneración que hay en nuestros días en España y que producen algo más de 5.000 megavatios (MW). Además, avisan de que esta situación no se limitará a estas primeras plantas, puesto que la situación se irá ampliando hasta alcanzar el total de las 600 de acuerdo van concluyendo su historia útil. De estas primeras plantas que terminan el periodo de su vida útil, más de una decena está en la Red social Valenciana, otras cinco en Aragón, cuatro en el País Vasco, y tres en las comunidades de Navarra, Galicia y Cantabria.

Exactamente las mismas fuentes precisaron que una parte de las compañías en las que están localizadas estas plantas podría verse abocadas a «tener que cesar su actividad porque no hay alternativa a corto plazo», ya que las industrias que requieren energía térmica para su proceso industrial utilizan fundamentalmente la tecnología de cogeneración. A este respecto, el área denuncia que la situación en el resto de Europa es «totalmente diferente» y se está fortaleciendo este tipo de energía para la industria.

El pasado 2 de diciembre se festejó el XVI Congreso Anual de la Cogeneración, en el que el sector ya solicitó al Gobierno «medidas urgentes», debido a que si no el ‘plan renove’ prometido para este 2020 mediante una subasta de régimen retributivo concreto «llegará tarde». En este sentido, destacó que si el plan no llega «va a ser un desastre para la industria calorintensiva». El sector químico pertence a los más calorintensivos y con más plantas de cogeneración.

El Gobierno comunicó al sector su intención de arreglar el inconveniente con una subasta de régimen retributivo concreto, aunque todavía no fueron convocadas. El Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) contempla la transición a diez años de solo 1.200 MW de los 2.600 MW de cogeneración en funcionamiento que terminarán su historia regulada en ese período. A este respecto, el sector cree que «es letal para centenares de industrias asociadas que quedarían sin alternativas de competitividad ni resoluciones de descarbonización, ahorro energético y competitividad que pasan por sus cogeneraciones.

También, cree que recortar cogeneración implicaría subir un 20% los costes energéticos de las industrias empeorando al menos un 15% la eficacia energética en los campos industriales calorintensivos, por lo que ven primordial revisar el PNIEC para impulsar la industria en la futura Ley de Transición Energética y Cambio Climático, adecuándola al nuevo contexto poscovid. Además de esto, Ciudadanos presentó una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado 2021, para la renovación de estas instalaciones de cogeneración, restos, biomasa y biogás, aunque no prosperó.






Fuente