Cuenta atrás para la vuelta al cole en Extremadura más incierta que se recuerda. El próximo jueves comienzan a incorporarse a los centros educativos los casi 174.000 escolares que tendrán este año la región, unos 1.400 menos (la mitad de Primaria) que el curso anterior siguiendo la tendencia habitual, pero no todos pisarán las aulas ese día.

Hay 1.320 escolares que viven en Talayuela (1.141 alumnos) y la finca La Barquilla (5), Alía (31), Llera (102), Valencia de las Torres (41), municipios que por la alta incidencia del covid-19 se encuentran en estos momentos en fase 2 de aislamiento social, y que no se incorporarán presencialmente por el momento. La Consejería de Educación, en consenso con la comunidad educativa, ha decidido que en estos municipios los escolares comiencen el curso el próximo jueves desde casa con enseñanza a distancia. Y seguirá de este modo en función de la evolución de la pandemia en estas localidades.

Hay una excepción, Villarta de los Montes, donde se ha prorrogado una semana más el aislamiento, pero el curso sí se iniciará de forma presencial. «Se han realizado ya dos PCR a los 16 alumnos y volverán a someterse a un test rápido antes de la vuelta a las aulas», explicó ayer el secretario general de Educación, Francisco Javier Amaya, quien presentó el curso escolar junto a la consejera de Cultura, Nuria Flores, que circunstancialmente se encarga ahora también de la cartera de Educación. También harán pruebas PCR a los docentes que residan en los municipios en aislamiento.

«Somos conscientes de la incertidumbre, pero la Junta no ha escatimado esfuerzos. Los centros están preparados con todas las medidas a nuestro alcance para recuperar el carácter presencial de la educación, que es la única forma de garantizar la igualdad», señaló la consejera, que lanzó un mensaje de «tranquilidad» a las familias y agradeció el trabajo de los equipos directivos y los docentes para arrancar este curso tan complejo que estará marcado por las medidas de protección frente al covid-19.

Para minimizar riesgos y aumentar la seguridad este año, la consejería destacó las acciones en marcha: 501 docentes más que el curso pasado para facilitar desdobles y rebaja de ratios (serán más de 16.600 docentes en total y 150 extra en la concertada), 169 trabajadores de limpieza extra para aumentar la desinfección, 38 técnicos de Educación Infantil más, fondo covid de entre 500 y 4.000 euros para cada centro, 15.000 nuevos pupitres individuales, más de dos millones de mascarillas (obligatorias desde 1º de Primaria), un nuevo plan Proa Plus, 400 paneles interactivos… Y en los próximos meses llegarán otros equipos tecnológicos (7.000 tabletas y una inversión extra de 8,5 millones de euros fruto de un convenio con Red.es para más equipamiento).



5 centros tendrán clase por la tarde y 7 usarán espacios externos

Todas esas medidas supondrán una inversión extra, calcula la administración, de aproximadamente 55 millones de euros. A estas, se suma además una nueva organización escolar para cumplir con las distancias de seguridad: desde Infantil hasta 4º de Primaria no se estipula porque conformarán grupos estables de convivencia, pero desde 5º de Primaria a 4º de ESO deben ser de 1,5 metros y en Bachillerato y FP de un metro). En base a esto, los centros han calculado sus espacios y en el 95% de los centros educativos «no ha habido problemas».

Sin embargo, hay una minoría de centros, en zonas urbanas, que sí han necesitado soluciones extra: en ocho centros de la región se han autorizado sacar algunas clases a instalaciones municipales cedidas para la ocasión (colegio de Aldeanueva De la Vera, CRA Los Alijares de Ibahernando, Castra Caecilia de Cáceres, CEIP Prácticas de Cáceres, CEIP Alba Plata de Cáceres, IES Miguel Durán de Azuaga y CEIP Trajano de Mérida). Además, en cinco centros se trasladarán algunas enseñanzas a horario de tarde (el IES Norba Caesarina de Cáceres, el Virgen del Puerto de Plasencia, el Hernández Pacheco de Cáceres, el Bioclimático de Badajoz y el Suárez de Figueroa de Zafra).

Y hay incluso algún centro educativo que no ha podido aplicar alguna de esas dos alternativas y la solución ha sido «dotar de un refuerzo de personal para amortiguar las ratios, que en ningún caso estarán por encima de 23, 24 o 25 alumnos». En Infantil la media estará en 18 escolares por aulas en las zonas urbanas, que son más problemáticas, y en el resto se establece una media de 20 escolares por clase.

El secretario general de Educación destacó que este nuevo curso, que arranca «en un momento histórico lleno de incertidumbre», estará marcado también por la flexibilidad. Por eso, se permite que los centros que así lo hayan recogido en sus planes de contingencia puedan iniciar las clases de forma escalonada entre el jueves y el viernes. «Los alumnos vuelven a un centro diferente al que dejaron y deben adaptarse a una nueva organización y normas», dijo.

De momento, mañana miércoles vuelven a los centros 7.600 alumnos del primer ciclo de Infantil, el jueves se incorporarán 26.600 escolares del segundo ciclo de Infantil, 61.200 de Primaria, 670 de Especial y más de 42.800 de ESO. El viernes volverán a llenar los centros 15.000 estudiantes de Bachillerato y los segundos cursos de FP, y el resto de escolares se iran incorporando progresivamente en las próximas semanas hasta el 1 de octubre que se inician las EOI.

Comedores y aulas matinales, desde el lunes

Los servicios educativos complementarios deberán seguir las mismas normas de prevención que las clases: mascarillas, distancia e higiene frecuente. El transporte escolar comenzará el mismo día que  la actividades lectivas, este jueves. Habrá 600 rutas que transportarán a cerca de 17.000 estudiantes, desde Infantil hasta Formación Profesional. Durante el trayecto será obligatorio en todo momento el uso de mascarillas, tanto por parte de los alumnos como de los acompañantes, tendrán asignada una plaza fija y será obligatorio desinfectarse las manos al subir y bajar del autobús.

Otro de los servicios más demandados son los comedores escolares, que no abrirá hasta el próximo lunes, 14 de septiembre, toda vez que ya hayan vuelto a los centros todos los escolares (se permite la vuelta escalonada entre jueves y viernes). Funcionarán 206 comedores en toda la región, 186 en la modalidad catering y 24 de gestión directa, que darán servicio a 13.200 estudiantes este curso, el 80% de ellos becados. El resto abonará 4,24 euros al día por el servicio. Este curso como novedad, para disminuir la concentración de escolares, se permitirá a las familias recoger la comida del alumno en el centro y llevarla a su domicilio, algo que harán alrededor de 6.000 familias (el 44% del total), según estima la consejería.

Y otro de los servicios esenciales, las aulas matinales, comenzarán a funcionar también el próximo lunes. Serán 232 aulas matinales, 13 de ellas nuevas, que utilizarán 6.496 menores. El 20% de las familias tienen este servicio gratuito y el resto abona 19,12 euros al mes.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí