Los últimos datos no vienen más que a confirmar que el 2020 será un año nefasto para el turismo. La campaña de verano trajo algo de esperanza con la celebración del Festival Internacional de Teatro Clásico y los conciertos del Stone and Music, pero ahora el cierre perimetral de casi todas las autonomías provoca que los hoteles de la ciudad se mantengan con una ocupación de entre el 10% y el 15%.

«El turismo cero, todo cuanto hay son reservas laborales y de empresa», dice José Luis Hernández, presidente de la Asociación de Hoteleros de Mérida (Ashomer) y director del Tryp Medea. Por ahora todos y cada uno de los enormes alojamientos de la región prosiguen libres, aunque no se conoce por cuánto tiempo porque va a depender «del músculo financiero» de cada hotel. «Hacemos un esfuerzo porque cerrar piensa no volver a abrir hasta cerca del verano», enseña Hernández.

Para reducir las pérdidas y poder cuadrar números la mayor parte han optado por achicar servicios extra como la cafetería, el gimnasio o bien el spa, algo que los clientes «sí están entendiendo», afirma el presidente de Ashomer. El área está aguantando el tirón a lo largo del mes de noviembre y mira con cierta esperanza a diciembre, ya que aunque no van a ser unas navidades normales, sí confían en que la curva de contagios mejore y la movilidad permita algo de turismo nacional.

Estos dos meses vendrán a ofrecer la puntilla a un sector que se vió fundamentalmente perjudicado por la crisis del coronavirus. Las reservas en el mes de julio solamente superaron el 47% de ocupación y en agosto la situación no mejoró considerablemente más tras la adaptación del aforo del teatro romano. Una situación que contrasta de enorme manera con la vivida en 2019, en el momento en que Mérida alcanzó cantidades récord en el número de visitantes debido al tirón del público extranjero. Según los datos del INE, llegaron un total de 262.800 turistas, el 21,1% de ellos de fuera del país. 






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí