Inditex ha recuperado el 90% de su nivel de ventas tras el verano. En Cáceres, el comercio local ronda el 30% en el mejor de los casos. Son comparaciones que lo dicen todo, y que demuestran que el sector tiene que encontrar la forma de salir adelante porque es crucial para la ciudad y su mercado laboral (1,2 de cada 10 trabajadores están vinculados al comercio). El problema es que las tiendas no habían terminado de recuperarse de la crisis anterior cuando fueron golpeadas por la pandemia del covid-19. Y también llevan una serie de debilidades que comienzan a afianzarse seriamente.

Desde hace años se escucha que el comercio local no tiene suficiente oferta, que no está actualizado, que no evoluciona … Parte de estas declaraciones tienen que ver con el complejo de la gente de Cáceres por todo, pero hay es mucha verdad en este caso. La oferta es amplia, pero no la profesionalización, la modernización, la unión o la actitud para apoderarse del mundo … Así lo explica Raúl Iglesias, secretario general de la Cámara de Cáceres, una entidad que acaba de empezar Talleres gratuitos ‘online’ para mejorar la competitividad del comercio minorista de la provincia. La dinámica no podría ser más práctica: los autónomos, emprendedores, empleados y pymes han elegido los temas, y la Cámara los pone directamente en una bandeja.

Financiados por la UE y la Secretaría de Estado de Comercio, ya se les ha comenzado a enseñar: «Asociación y cooperación comercial local», en Cáceres capital y Valencia de Alcántara; «Tendencias y modelos de negocio para renovar las pequeñas empresas», en Coria y Trujillo-Miajadas; «Marketing y redes sociales para promover el comercio local», en Moraleja y La Vera; y «Transformación digital del comercio» en Navalmoral, Valle del Ambroz y Plasencia-Jerte.

El propósito que persigue la cámara con estas y otras iniciativas previas es tender a «un comercio mucho más fuerte, mucho más digitalizado y mucho más especializado», porque el covid «ha supuesto un golpe para un sector que ya estaba afectado por una serie de Problemas de larga data », enfatiza Raúl Iglesias, pero ¿qué son esos lastres ?, el secretario de la Cámara les da nombres y posibles soluciones.

DETRÁS DE LAS FRANQUICIAS

Las primeras franquicias llegaron al ámbito de los pintores. Ya mostraban su doble cara en ese momento: claramente beneficiaban a las tiendas cercanas, pero en general representaban una fuerte competencia al comercio local. Su política de precios imposible de igualar por su poder adquisitivo, sus horarios y sus agresivas estrategias (ventas, promociones …) se manifestaron ampliamente con la apertura del Centro Comercial Ruta de la Plata, que supuso el primer duro golpe para el local. sector. Desde entonces, las franquicias han multiplicado su aterrizaje y están omnipresentes en Cáceres.

“Pero las pequeñas empresas también tienen que cantar en cierto modo el ‘mea culpa’, porque no han sabido adaptarse para competir con ellas. No ha explotado una de sus principales herramientas, su especialización, con un enfoque mucho más personal y un trato más cercano que el que puede brindar una franquicia ”, lamenta Raúl Iglesias.

FALTA DE UNIÓN Y COOPERACIÓN

Y no lo ha hecho porque el comercio de la capital y de toda la provincia «necesita aprender a vender como uno, a abandonar el individualismo, a olvidar que la competencia está al lado y a entender que la cooperación es vital. », Destaca el secretario de Cámara. Esto lo ha entendido mucho mejor la hostelería: los bares de una misma zona saben que atraen a todo un público e incluso se juntan para lanzar jornadas de tapas o promociones en periodos especiales (ferias, Navidad …). «El comercio de Cáceres debe ser precisamente el comercio de Cáceres: llevar estrategias comunes, la misma política de precios, incluso organizarse por sectores en un centro de compras para ofrecer precios más competitivos. No hay otra forma de ganar fuerza ”, dice el profesional. Al contrario, si todos siguen poniendo las ventas cuando les parece oportuno, si los horarios no coinciden y las estrategias son diferentes, la evolución siempre será más complicada . «

Hay dos ejemplos de esta importante falta de cooperación. El comercio local no tiene horario común el sábado por la tarde, ni el domingo, por lo que el público no se arriesga a acudir al centro sin saber cuál estará abierto. «Es un tema muy complejo porque hablamos de pequeñas empresas con uno o dos trabajadores que por supuesto deben descansar. Pero si quieres competir con grandes superficies, puede que tengas que buscar alguna forma, aunque repito que es complicado ”, dice Raúl Iglesias.

El segundo ejemplo es ‘www.caceresdigital.es’, la plataforma creada por la Cámara en 2018 para ser la mayor comunidad virtual de empresas y autónomos de la provincia en venta online, con todas las facilidades. Y aunque muchas empresas han mostrado interés durante la pandemia por unirse, dada la dificultad de la venta directa, la cifra sigue rondando el centenar. “Tenía que haber ya unos 2.000 o 3.000 negocios que generaran miles de referencias para que la plataforma se retroalimentara”, señalan desde la Cámara, que está preparando otra acción formativa para ayudarlos en todos los trámites.

RECUPERAR PARA ACTUALIZAR

Y es que el comercio de Cáceres adolece de un interés efectivo por adaptarse y profesionalizarse. Por supuesto, no se puede generalizar, pero los foros, cursos, conferencias, seminarios y talleres de formación que se organizan desde diferentes áreas no llenan su lugar, más bien es difícil sacarlos adelante.

Los autónomos, la mayoría del sector, están muy ocupados y quizás por eso no notan esta necesidad de renovación, pero también es cierto que cuando a un comerciante con tres décadas de experiencia se le dice que debe reciclar, ” parece que se les está ofendiendo, y de ninguna manera es así, actualmente se imparte formación continua en muchos sectores ”, dice el secretario general de la Cámara de Cáceres.

DIGITALIZACIÓN: UNA OBSERVACIÓN

Y así se explica otra de las principales cargas del comercio de Cáceres: Muchas tiendas están lejos de tener un nivel medio de digitalización, según lo reconocido por la Cámara. Hoy en día es muy conveniente una gestión digital que permita tener un almacén organizado, para que el propietario pueda saber al instante qué artículos tiene, qué tallas faltan, qué productos se han vendido más, cuáles no vale la pena traer de vuelta, y por tanto dirigir. su oferta mejor … Y aunque muchos comerciantes piensan que tienen todo esto en mente, “de cara al cliente se mejora y agiliza el servicio, sin olvidar la imagen y confianza que se transmite”, aclara Raúl Iglesias.

Pero también, vender online ya se ha convertido en un paso necesario. “No es en absoluto incompatible con el comercio tradicional, con la proximidad, con la proximidad …”. En ocasiones la pequeña tienda asegura que no puede competir con las grandes plataformas, “pero no la necesita, solo tiene que usar las nuevas herramientas para ser vista en su nicho de negocio, subir solo las ofertas o lo que le interese, y desde esto así también atraer al cliente a sus instalaciones.

SIN RELÉ SIN PULSAR

Un buen número de comerciantes saben que su negocio morirá con su jubilación., después de toda una vida luchando por sobrevivir. Sin nadie que los suceda, porque el comercio no siempre es la primera opción de los niños, el interés por la actualización pierde fuerza con el paso de los años. “Lo primero que quiere cualquier emprendedor, más que lucro y visibilidad, es que su negocio dure, y si eso no está claro, viene la falta de digitalización, de estrategias de marketing …”.

BINOMIO COMPRAS-TURISMO

Cáceres registra más de 400.000 turistas al año. Otros municipios con recursos históricos como Santiago han sabido aprovechar esta afluencia para ‘ponerla’ en tiendas. Sin embargo, en Cáceres aún no ha terminado. El binomio compras-turismo solo funciona con establecimientos de comida gourmet, “Pero se podría lograr con una mayor colaboración entre empresas, por ejemplo, si unas dan vales de descuento para ir a otras”, dice Iglesias, quien recuerda que el comercio mantiene vivos los centros históricos.

ARRENDAMIENTO POR LAS NUBES

En el orden de problemas del comercio del centro, el alto costo de las rentas del local disputa el primer lugar. “Ciertas zonas como el eje San Pedro-Pintores de Cáceres, la calle del Sol en Plasencia o Antonio Concha en Navalmoral, tienen precios fuera de mercado”, subrayan desde la Cámara. En consecuencia, las empresas no pueden aguantar (menos en la pandemia) y hay establecimientos cerrados que dan mala imagen al medio ambiente. «Si no se puede regular este tema, las instituciones deberían buscar fórmulas, quizás a través de rebajas del IBI u otros impuestos, que incentiven precios más bajos», propone Raúl Iglesias.

Noticias relacionadas

.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí