La Reunión del Consejo General de Institutos de Médicos (CGCOM), que asocia a los 52 Institutos de Médicos de España, ha aprobado pedir el «cese inmediato» de Fernando Simón como director del Centro de Coordinación de Notificaciones y Urgencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, «por su incapacidad manifiesta y prolongada durante la evolución de la pandemia por covid-19″. «Es urgente un golpe de timón en la administración de la pandemia que necesita la escenificación de un comité de profesionales sin dependencia», señalan.

La Organización Médica Colegial, que también pide «una rectificación pública de las últimas declaraciones«, ten en cuenta que ha manifestado su conflicto y malestar por declaraciones realizadas por Simón en sus comparecencias para reportar sobre la evolución de la pandemia.
 
De esta forma, concretan que están en conflicto con «afirmaciones como que se estaban realizando todas las pruebas diagnósticas a los contactos estrechos de sanitarios inficionados en los equipos asistenciales en etapas con una enorme incidencia de contagios de profesionales, la puesta en marcha de guías de reincorporación al trabajo sin garantías ni para el profesional ni para el ciudadano, disconformidades claras sobre la situación de la pandemia y las medidas a tomar, y más que nada, la sepa de un comité de  conformado por reconocidos profesionales, independiente y transparente, tal como la sepa de un sistema de evaluación para mejorar la respuesta a brotes de covid-19 en coincidencia con otros agentes sanitarios».

Pero, según apuntan fueron una declaraciones llevadas a cabo en la rueda de prensa del pasado jueves son las que han animado esta petición de cese, «unas declaraciones en las que verdaderamente expresa, sobre el número de contagios de los expertos sanitarios que ‘ahora los profesionales sanitarios tienen un estudio en relación a la primera ola. Los gestores hacen mejores circuitos de asistencia en los centros de salud. Y por supuesto, los sanitarios tienen un mejor comportamiento evadiendo contagiarse fuera de su espacio de trabajo'».

«Ignorancia manifiesta»

«Estas declaraciones, realizadas desde el saber de los daños que la pandemia por el covid-19 ha dejado y está dejando sobre los sanitarios por norma general y sobre los médicos particularmente, y que nos ubican a la cabeza de inficionados de entre los países de nuestro ámbito, no solo suponen un acto de desmotivación, incomprensión y sepa de sensibilidad –prosiguen en el comunicado–, sino manifiestan una ignorancia manifiesta de las condiciones de trabajo a las que nos hemos visto sometidos (sepa de equipos de protección individual, falta de pruebas diagnósticas, etc.), y de la compromiso y la vocación con la que una cantidad enorme de compañeros y compañeras están construyendo su actividad desde el profesionalismo médico y desde la acción colaborativa estrecha con el resto de las profesiones sanitarias».

Ten en cuenta que son 72 médicos y médicas los muertos en el ejercicio asistencial desde marzo, mientras «cientos de compañeros luchan a diario por sobrepasar las consecuencias de la infección, y miles siguen luchando por contrarrestar los efectos de una pandemia como no habíamos popular. Expertos a los que se les solicita sacrificio, apelando a su vocación y de los que se abusa por su deber con el tolerante y con la sociedad«, apostillan.

Aparte, recuerdan que la profesión «reclama con insistencia que la infección por el virus SARS-Cov-2 sea conocida como patología profesional y que sea profesión de peligro».






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí