Acaba de ser reelegido presidente del Instituto de Médicos de Cáceres, del que está al frente desde 2008. Carlos Arjona encara ahora su cuarto orden, aunque siempre pensó que del tercero no pasaría. La situación que se vive por el coronavirus le ha ‘obligado’ a quedarse para continuar luchando por la profesión. Y lo hace con ilusión. Se plantea continuar con el emprendimiento de acercar el colectivo a la sociedad, de trabajar por mejorar la formación MIR y por hallar que los médicos sean considerados expertos de compromiso (van ya 70 fallecidos en el territorio nacional por el covid). Y todo en un contexto inimaginable: una pandemia que, según él, ha puesto contra las cuerdas al sistema sanitario español.

¿Qué desafíos acepta?

Vamos a denunciar cualquier irregularidad en Atención Principal y en los centros de salud, mas además en las viviendas de superiores, porque la pandemia nos demostró que hay que estudiar la situación y mejorarla. Se va a pedir además la anulación del decreto que permite trabajar sin la titulación, pensamos que esa no es la vía, la vía es la capacitación MIR. Si este año se han anunciado 14.000 licenciados en Medicina para 7.000 plazas, significa que tenemos varios médicos que hubiesen entrado si hubiera habido más plazas. Y queremos considerar todo cuanto ha sucedido para ver qué ha fallado en esta pandemia. Siempre afirmábamos que el sistema español era uno de los mejores del mundo y lo que quedó claro es que son los expertos los que lo son, pero no el sistema, que está dividido y sin una coordinación.

¿Exactamente en qué situación se encuentra el colectivo?

Con una situación de saturación total por la proporción de pacientes y por el peligro que piensa. El miedo al contagio entre es evidente, nos encontramos en contacto con personas enfermas que tienen el virus. Esta situación nos hace muchas veces pasarlo mal. En el momento en que se está delante de un paciente auscultándolo te marchas a casa pensando en si puedes haberte contagiado y eso hace estar intranquilo y estar en casa preocupado, por ti y por tu familia.

¿En qué situación está Cáceres en este preciso momento?

En Cáceres se ve que la situación está un poco más estabilizada, ahora lo que hay que hacer es cumplir las medidas. Siempre hemos dicho que lo fundamental no es solo la vacuna, sino que hay tres pilares en esto: La administración, que tiene que hacer cumplir la legislación; los expertos, que tenemos que reportar a la población de las medidas; y la población, que tiene que aceptar estas medidas. Y eso, para evitar un segundo confinamiento. La población tiene que concienciarse porque no tenemos la posibilidad de dejar que en un problema médico pública que se ha cobrado tantas vidas y ha traído tanta miseria, no se cumplan las normativas. Tampoco acabo de entender que no se obligue a usar el ‘Radar Covid’, que ha ayudado tanto en los países asiáticos.

¿Cree que es necesario endurecer las medidas?

Si se cumplen, las medidas recientes son suficientes. No soy partidario del aislamiento total. Mas lo que no puede ser es que, si tenemos que estar como máximo seis personas, nos escondamos en el campo para hacer lo que nos dé la gana porque no nos irá a ver nadie. Y ahí es donde está el contagio y lo comprobamos en las consultas.

¿Hay que abrir el hospital Nuestra Señora de la Montaña?

En este momento existen suficientes camas en Cáceres y se puede aguantar no abrirlo en este momento. La ventaja de Cáceres es que tenemos dos centros de salud y todos y cada uno de los pacientes están concentrados en el San Pedro, en tres plantas. Pero si medran las hospitalizaciones sí habría que suponer en La Montaña.

¿Qué le da la sensación de que se vayan a mover pacientes de otras áreas al Virgen de la Montaña si fuera necesario?

Si se tiene que abrir para otras áreas tendrán que contratar a diez o bien 12 médicos diferentes a los que están en este momento atendiendo en el hospital San Pedro de Alcántara, si no se hace esto, el área de Cáceres y sus pacientes padecerían, no solo los enfermos de covid, sino más bien además las listas de espera.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí