Los saharauis consideran que el anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump, reconociendo la soberanía de Marruecos no tendrá paseo y advirtieron de que es el resultado de la política fallida de la ONU, que a su juicio abandonó la defensa del acuerdo de prominente el fuego firmado bajo sus auspicios en 1991.

Una maniobra que temía desde el instante en que en diciembre de 2018 el ministro marroquí de Temas Exteriores, Naser Burita, dinamitara el recuperado desarrollo de diálogo en la ciudad de Ginebra al anunciar que Rabat se opone a que se celebre el referéndum de autodeterminación y avisar de que el reino alaui solo se encontraba dispuesto a reconocer lo que denominaba como una «extenso estatuto de autonomía».

Solamente cinco meses después, dimitía el jefe de la misión especial de la ONU para el referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO), Horst Koehler, y el conflicto entraba en una parálisis que los saharauis piensan ha favorecido la estrategia de Marruecos.

Desde entonces la ONU ha renovado el mandato de la misión, pero su secretario general, Antonio Guterres, fué inútil de denominar a un nuevo enviado espacial, como recuerda a Efe Hamada Salma Daf, portavoz del gobierno de la República Árabe Democrática Saharaui (RASD), proclamada en 1975 y conocida por cerca de 70 Estados y por organismos multinacionales como la Unión Africana.

«Nuestro portavoz en la ONU ahora lo expresó de manera clara: la declaración de Trump no cambia en nada la actual situación jurídica de la cuestión del Sahara Occidental”, asegura Salma Daf, antes de subrayar que en opinión del liderazgo saharaui hablamos de una resolución unilateral que a la larga, si la Administración entrante la sostiene, dañará al multilateralismo y al liderazgo mundial de Washington.

PERJUDICA A ESTADOS UNIDOS

El aviso de Trump ha cosechado, de entrada, más rechazo que apoyos en la comunidad en todo el mundo, asombrada por una maniobra que no solo supone cultivar de minas el camino de su eventual sustituto, Joe Biden.

También amenaza con agitar el tablero internacional al cambiar el reconocimiento de una ocupación, la marroquí, por la aceptación de Rabat de la ocupación en Palestina.

Nada más conocerse la novedad, la ONU destacó que el aviso no modificaba su posición sobre el conflicto en la vieja colonia de españa y miembros relevantes del Consejo de Seguridad, como Rusia, declararon que piensa «una flagrante violación de la legalidad internacional».

En exactamente la misma línea se pronunció este viernes Salma Daf, quien aseguró que el movimiento tiene opositores incluso en USA.

«El derrotado presidente abandonará la Casa Blanca en el mes de enero próximo y no creo que esa declaración de reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental pueda afectar al estatus jurídico de hoy. O bien que la Administración estadounidense logre tomarlo en cuenta, puesto que una resolución de ese tipo debe tener un fuerte respaldo y aprobación del Congreso estadounidense», recordó.

“Lo que hemos observado tras la declaración es el rechazo de varios miembros del congreso norteamericanos, puesto que contraría la legalidad internacional y no se ajusta al papel que desempeña USA como miembro persistente del Consejo de Seguridad, que es velar por el cuidado de la paz y ayudar a achicar enfrentamientos», agregó.

En este sentido, Salma Daf, que es asimismo ministro de Comunicación, se mostró convencido de que «perjudicará cualquier papel que más adelante quiera desempeñar Washington, tanto en la cuestión saharaui como en otros enfrentamientos, como el palestino.

REACCIÓN DISPAR

La declaración de Trump ocasionó una reacción dispar en los otros países íntimamente relacionados con el conflicto en la antigua colonia de españa, que tropas marroquíes ocuparon con la llamada «marcha verde» escasos días antes de que en noviembre de 1975 muriera el dictador Francisco Franco.

Mientras que Argelia, principal acompañamiento del Polisario y contrincante de Marruecos en el nordoeste de África, guarda un tenso silencio, Francia ha eludido pronunciarse. mientras que España ha asegurado rápidamente que «respeta las resoluciones de la ONU».

España, oficialmente aún capacidad colonial, y Marruecos, capacidad ocupante, tenían pensado celebrar una cumbre en los próximos días para emprender distintas temas, reunión de alto nivel que este viernes fue aplazada, aparentemente por razones de salud vinculadas al monarca marroquí, Mohamed VI.

«La declaración de Trump contradice la legalidad internacional por ser la cuestión saharaui una cuestión relacionada con el desarrollo de descolonización, según los preceptos y las resoluciones de la ONU, particularmente la resolución 1514 adoptada por la Reunión General en 1960 sobre los territorios atentos de descolonización”, advirtió Salma Daf.

Novedades relacionadas





Fuente