El asesor delegado del conjunto Renault, Luca de Meo, admite que en España no se observa una voluntad realmente fuerte en política industrial para poder «mover» la transición ecológica y ha relacionado los futuros proyectos del grupo en el país a actualizaciones de competitividad de las factorías y el acompañamiento público.

Estas afirmaciones llegan en un instante en el que el desarrollador francés (que dispone de 4 fábricas en España) se encuentra en plena negociación del convenio colectivo. Recortar los pluses y agrandar la día son los requisitos que desde Renault se señalan como clave para mejorar en competitividad.

De Meo sostiene estable el deber de la compañía con España, pero advierte que el grupo francés atraviesa una situación bien difícil y debe entender «dónde poner el dinero y estar muy seguro de las inversiones que hace», si no quiere ocultar.

En una rápida radiografía de la situacion actual de la marca, De Meo reconoce que «tenemos ideas, pero todo va depender de si podemos encontrar las condiciones para lograr tener artículos confrontados. La situación de Renault, con 7.300 millones de pérdidas en el primer semestre, es muy complicada», señala y afirma que espera entender el nivel de competitividad en España antes de tomar elecciones.

SABER DÓNDE APOSTAR

De Meo también lanza un órdago a las administraciones públicas a fin de que apoyen el discurso competitivo industrial de país. Financiación y seguridad jurídica juegan un papel clave en este sentido y recuerda que «el grupo tiene 38 fábricas a nivel mundial y que mi trabajo radica en decidir dónde debe apostar».

El directivo italiano ha reconocido que «España es la segunda casa para Renault tras Francia, es un sitio en el que no tenemos duda de que hay que invertir. No vacilamos del deber con el país pero hay cosas que necesitamos conseguir de trabajadores, directivos y autoridades», ha insistido. «España es una buena interfaz y cuenta con servicios e infraestructuras que hacen que esté en una situación privilegiada para saltar en la nueva cadena de valor», pero cree que si no evoluciona, vendrá «otro país», como Turquía, Marruecos o bien Rumanía, que le quitará proyectos.

Lamenta que «no veo una intención muy fuerte de política industrial para poder empujar esta transición». Considera que hay maneras de opinar en el sector como la rebaja de costos como los energéticos y logísticos, tal como no castigar fiscalmente a los turismos de combustión (incluidos híbridos), que seguirán dominando el mercado en la próxima década.

MERCADO POR ESTABILIZAR

El director general de Renault quiere recobrar el lote perdido en España a nivel comercial y subir su rentabilidad en el país con y tambiénl aumento de las ventas de vehículos de más grande valor, en vez de centrarse en volúmenes. Por eso en breve logre haber cambios en la dirección en España.

Considera que la recuperación tras la pandemia puede que no se dé «hasta 2022, aunque a partir de la primavera verano de 2021 se comenzará a notar un choque muy rápido mientras se vayan levantando las limitaciones porque la gente quererá consumir».






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí