La Unión Europea ha autorizado a los estados miembros productores a desarrollar estándares de comercialización para regular el suministro de aceite de oliva. La decisión adoptada a finales de junio permitirá la inclusión de un nuevo artículo 167 a 167 para el sector vitivinícola en la OCM en productos agrícolas con medidas para mejorar y estabilizar el funcionamiento del mercado de la aceituna. Esto hará posible, entre otras cosas el almacenamiento de determinadas categorías de aceite de oliva para hacer frente a la crisis de precios que sufre este sector. Establecer estas medidas obligatorias para regular el suministro es un objetivo que los productores han perseguido durante mucho tiempo. Esto podría convertirse en una realidad a partir de la próxima temporada, que comenzará en otoño, como destacó esta semana el ministro de Agricultura, Luis Eben.

Hace unos días, las cooperativas Agroalimentarias de España también presentaron a la Comisión Europea su propuesta de autorregulación del sector del aceite de oliva, cuyo objetivo es paliar situaciones críticas del mercado como el actual mediante un mecanismo de almacenamiento voluntario. Si esta campaña hubiera comenzado, habrían podido inmovilizar hasta 400.000 toneladas de petróleo según sus cálculos.

La devaluación en origen fue tan fuerte que ya en 2018 el aceite de oliva redujo las ventas generales de las cooperativas agrícolas y alimentarias españolas un 2,7% respecto a 2017 y absorbió el aumento de ventas que había registrado el vino. Piensos y productos lácteos.
“Del decálogo que ha elaborado el ministerio con diez posibles soluciones para el sector del olivar, este es el más rápido y eficaz para mí”., destaca José Pino, Director de la Cooperativa La Unidad, de Monterrubio de la Serena, sobre la aplicación del artículo 167 bis. Si se quiere superar la caída de precios que ha sufrido el sector durante las dos últimas temporadas, asegura que «no hay otra opción». Además, Pino valora especialmente que la medida pueda incluirse en el reglamento transitorio de la próxima PAC, «y así hemos ganado dos años, ya que la OCM no estará finalizada hasta 2022».

La idea es que el petróleo disponible (inventarios pasados, producción nacional e importaciones) y el consumo, tanto interno como externo, se estima en la cantidad de producto «excedente» que debe eliminarse para que no tenga un impacto a la baja en los precios. . “Todo el mundo sacaría esta cantidad a la fuerza en proporción a lo que tiene. Si no hay cosecha en el año siguiente, este aceite se vuelve a poner en el mercado. De lo contrario, tendrías que ver qué se está haciendo «, dice Pino.

Para Antonio Prieto, secretario de Ganadería y Olivar de UPA-UCE Extremadura, el mecanismo de recogida es «adecuado y oportuno como tal» pero no obstante especifica: La «especulación» que existe actualmente en este sector dificulta incidir en los precioscomo ha sucedido con las intervenciones realizadas a nivel europeo en la misma dirección. “Desde las décadas de 1980 y 1990, cuando se introdujeron estos retiros cuando se introdujeron por primera vez, los precios han aumentado automáticamente. Ahora, en tan solo una semana, la tendencia parece estar cambiando, pero luego permanece igual. Se ha hecho varias veces este año y no ha funcionado o ha hecho muy poco.

Llegados a este punto, recuerda que el precio del petróleo subió durante esta campaña «Unos dos euros si las estadísticas del ministerio muestran que el coste de hacer un kilo está entre 2,6 y 2,7».

En cuanto a los retiros voluntarios, reitera que deben tener un incentivo económico. «Si al final no hay ayudas públicas que te compensen por mantener este producto en un almacén durante seis meses, nadie lo hará».

Prieto destaca que la previsión para la próxima temporada es que «habrá menos producción no solo en España, sino menos a nivel mundial». También agrega: “Hay un aumento significativo de las exportaciones y también un mayor consumo interno, pero nada de esto está haciendo subir los precios. Si habrá menos petróleo y más en el exterior, ¿por qué no subir? Hay mucha especulación aquí, de eso no hay duda ”, señala.

Por su parte, el oleólogo Alfonso Montaño pone más énfasis en el marketing. “El principal problema del sector del aceite de oliva es el consumo. Tenemos que promoverlo y promoverlo a nivel nacional e internacional para promoverlo «, dice. También coincide en que las recientes medidas de control» tomadas por la UE no han ayudado en absoluto a la subida de precios «. Tiene autorregulación como todo lo demás sus ventajas y desventajas, pero yo personalmente creo que se está escondiendo una producción existente, la peor calidad por quitar. Es pan para hoy y hambre para mañana ”, agrega.

Previsión para la próxima campaña

La semana pasada, APAG Extremadura Asaja pronosticó que la próxima cosecha de aceitunas podría ser «la peor del siglo actual»., tanto por el aderezo como por el aceite, dijo el presidente de este grupo, Juan Metidieri.

Según las proyecciones actuales que gestiona esta organización, prácticamente no hay cosecha en las zonas de Tierra de Barros y Campiña, por lo que la producción total en Extremadura podría rondar las 25.000 o 30.000 toneladas de aceite en el mejor de los casos. “Menos de la mitad este año. Una situación asociada a «precios ruinosos». Con el aceite, Metidieri asegura que «siguen enriqueciéndose a costa del consumidor y del agricultor».

Antonio Prieto de UPA-UCE cree que es «demasiado pronto» para predecir, pero estima que la campaña «será bastante inferior a las que tuvimos el año pasado porque ya es mala es, pero no me atrevería a decir cuánto ». Es difícil hacer predicciones Entre otras cosas, añade: “Porque gran parte del olivar superintensivo ya produce aceite y no está registrado como tal en la Junta de Extremadura. Y eso no tiene pérdida. Es algo que debe controlarse.

Para el oleólogo Alfonso Montaño, el nivel de producción puede estar en un nivel similar al de este año. «Afortunadamente, tenemos más de 63.000 acres de riego, lo que garantiza un mínimo de 800 kilos de aceite por hectárea», argumenta. Sin embargo, lo deja claro: «El rendimiento graso de la aceituna está determinado por las condiciones climáticas que tengamos a partir de ahora».

«Creo que una campaña media de unos 55 millones de kilos en Extremadura está garantizada con muy poco», coincide José Pino en la misma línea. «El olivar extremeño es ya un olivar en el que el superintensivo tiene mucho que decir. Cada vez que más agua riega los olivos es uno de los problemas que garantizan la cosecha. Estoy convencido de que pesaremos más de 50 o 55 millones de libras.aunque hay zonas donde cae mucho. Todo depende de cómo termine el verano y de cómo llegue el otoño ”, enfatiza.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí