Manuel Mosquera cierra la puerta del Extremadura y termina su ciclo como entrenador en Almendralejo. El portazo durante su despedida sonó en todos y cada uno de los corredores de las áreas de trabajo del club, con determinados mensajes al descubierto liderados al presidente, Manuel Franganillo, y más que nada, al director deportivo de la entidad, Daniel López Ramos, del que ha dicho que «no me representa como profesional».

La despedida de Manuel Mosquera como entrenador del Extremadura tuvo como escenario una rueda improvisada en entre los campos de césped de la región deportiva y sobre una mesa de campo para poner micrófonos y grabadoras. «No estoy contento, pero acepto esto con la naturalidad del fútbol. Llegué abriendo una etapa que hoy se cierra. Proseguía teniendo intactas las energías, pero hubo muchos problemas y visicitudes que hemos tenido que pasar y no fué simple», ha dicho.

El gallego no se ha cortado en exceso la lengua a lo largo de su despedida y ha dejado claro que tenía un conjunto «cogido con pinzas, con una plantilla no compensada y con varios jugadores fuera de sus puestos y otros muy jóvenes obligados a tomar responsabilidades». No considera justa la destitución siendo su equipo tercer clasificado con ocho puntos, «mas entiendo que dependemos de los desenlaces. Tenía la iniciativa de haber estado varios años para hacer medrar este proyecto y normalizar el club, mas en ocasiones no todo se puede hallar».

Dardos

Manuel no se ha gardado su parte de la realidad y ha criticado que se enterase por las redes sociales antes que por una llamada del presidente, Manuel Franganillo, de su destitución: «solo he tenido tres whatsapp de Manolo Fraganillo y diciendo que era una resolución del director deportivo».

Cuando se le ha preguntado por la figura del director deportivo, Manuel fue directo: «no me representa como profesional. A fin de que me represente debería haber tomado decisiones expertos y comprendo que no las está tomando aquí. A nivel personal, no tengo nada que objetar».

Su sensación es que el presidente debería haberle llamado. «Yo pienso que él sabe que me tenía que haber llamado. Supongo que vamos a hablar. Con Manolo siempre he tenido una buena relación y siempre ha estado aquí. López Ramos no ha estado en varios momentos».

A Manuel le han preguntado sobre si se había debido comer muchos cobrizos durante los últimos meses y si eso le había pasado factura: «posiblemente sí me pasara factura, mas lo volvería a llevar a cabo porque yo soy de esa forma. Yo he estado ejerciendo mi responsabilidad. He tratado de proteger y defender siempre al club y a los players, mas en este momento que ha pasado esto, no iré poniendo ni protestas ni excusas. Hay que aceptar las elecciones».

El ex técnico del Extremadura ha asegurado que ha sido un «afortunado» por poder dirigir a este conjunto. Ha tenido palabras de elogio para todos los players que ha tenido en sus filas y para su cuerpo técnico.

Sobre si el club debería haber acometido una estructura más profesional, Manuel sí ha querido reservarse esa opinión: eso ahora lo conoce el presidente y queda entre ».

Cierra etapa

Una de las últimas reflexiones que dejó la despedida de Manuel Mosquera es que, desde su punto de vista, cree que se cierran terminantemente las puertas en este club como entrenador. «Conociéndome, no pienso que haya una segunda ocasión para mí en el Extremadura», aunque dijo que nunca se puede saber lo que ocurrirá.

El coruñés ha decidido quedarse a vivir en Almendralejo, al menos, hasta el próximo junio, al tener escolarizada a una de sus hijas en la ciudad más importante de Tierra de Barros. «Ya no seré el entrenador del Extremadura, pero soy un ciudadano más de Almendralejo», ha dicho fuera de los micrófonos.

Opción Ruiz

Pepe Tirado, segundo de Manuel Mosquera, ha dirigido este lunes la sesión de trabajo en la localidad deportiva. El Extremadura tiene que buscar relevo a Manuel. Pepe Tirado y Pedro José, asistentes del gallego, van a continuar en el club como hombres de la vivienda. La opción más estable encima de la mesa es la de José Antonio Ruiz, que ahora dirige el filial.

Ruiz, de 37 años, ha sido como futbolista el jugador que más ocasiones ha vestido la camiseta del Extremadura UD. Como entrenador, estuvo en el cadete, en el juvenil de división de honor y en el filial. Franganillo guarda una buena relación con Ruiz y, sabiendo la coyuntura económica en preconcurso de acreedores, con poca liquidez instantánea, es la opción económicamente hablando más viable.

Para el entrenador almendralejense supondría cumplir un sueño y una gran ocasión de ofrecer el salto al fútbol más profesionalizado.

En las últimas horas se han escuchado otras configuraciones como Abel Gómez o bien Iván Ania, mas el Extremadura tiene difícil hacer frente un fichaje de técnico por su coyuntura económica. Aparte, tendrá que liquidar a Manuel Mosquera, que demandará, posiblemente, su contrato.

 

Noticias similares





Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí