Manuel Franganillo, presidente del Extremadura, presentó este miércoles en el juzgado de Almendralejo una demanda de conciliación anterior a la demanda criminal por calumnias, injurias, delito contra el honor y propagación pública de exactamente la misma. En niega, categóricamente, que «existiera cualquier tipo de agresión física como sostenía el empresario Pedro Serrano González, dueño de sala Sant Patrick’s» en un comunicado hecho público el sábado.

En la demanda se demanda una indemnización de 100.000 euros «por los daños morales y reputacionales causados , así como desdecirse de las manifestaciones públicas que logró en redes sociales y que provocaron eco en todos y cada uno de los medios nacionales».

De igual modo, «se emprenderán acciones legales contra todos esos comentarios públicos de parte de las diferentes personas que, usando el comunicado para vejar y difamar al presidente y/o bien a su familia, fuesen considerados por sus abogados susceptibles de delito».

«De no existir conciliación, el próximo paso sería enseñar la demanda criminal en el juzgado de lo penal», añade.

Según Franganillo, el empresario Pedro Serrano «podría confrontar a penas de entre seis meses y dos años de prisión si quedase demostrado que no recibió ningún tipo de agresión física así como emitió en su comunicado».

Novedades similares





Fuente