Diego Armando Maradona deberá ser operado de un cóagulo en el cerebro, según fuentes enlazadas al propio excapitán de la selección argentina. Se desconocen los datos de la intervención. La novedad generó otra vez una ola de inquietud por el estado de salud del mito del fútbol.

Maradona había sufrido un golpe en su casa a consecuencia de una caída. En principio no se le dio importancia. En el marco de su nueva internación del lunes por la noche se le descubrió un hematoma en el lado izquierdo de la cabeza. 

«Es una cirugía de rutina. No cambió el panorama, Diego sigue igual, prosigue con exactamente la misma condición clínica, pero con una causa más específica», explicó el doctor Leopoldo Luque, que será quien lleve a cabo la intervención. El diagnóstico es el mismo que recibió la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y por el que tuvo también que someterse a una operación en 2014.

El hematoma subdural frecuenta normalmente estar ocasionado por una lesión en la cabeza suficientemente fuerte como para reventar vasos sanguíneos, lo que puede ocasionar una presión en el cerebro debido a la sangre amontonada. La edad, los anticoagulantes y el abuso del alcohol, que podría ser la situacion de Maradona, pueden incrementar el peligro.

Buena noche
«Él está bastante mejor que ayer y con muchas ganas de irse», había dicho por la mañana Leopoldo Luque, su médico personal. Su internación en un sanatorio de la región bonaerense de La Plata había obedecido a un cuadro depresivo y deshidratado. El hallazgo del hematoma y la necesidad de una cirugía han cambiado las esperanzas sobre su situación personal.

Cuando Maradona entró el centro hospitalario, Luque trató de llevar la calma. «La noche la pasó bien y estuvimos bromeando. Yo deseo que se quede un día más. Pero él tiene autonomía y se desea ir. Si está consciente, él lo puede decidir». No obstante recordó que Maradona «está anémico y todavía lo noto deshidratado, con lo que hay que corregirle eso». El especialista advirtió de que el régimen llevará un tiempo: «Es a largo plazo y que se va a hacer de forma ambulatoria. Pero puede trabajar cuando desee».

Semana complicada
Pocos días una vez que se celebrara su cumpleaños 60, el excapitán del mezclado argentino volvió a estar en el centro de comentarios inquietantes. Se temió lo malo hasta el momento en que Luque explicó las razones de su llegada al sanatorio.  «No está en terapia intensiva ni en una sala cerrada. Tuvo una semana complicada en lo emocional; mucha presión y eso generó un bajón anímico. Lo veíamos con una actitud diferente».

Luque descartó en la noche del lunes que el entrenador de Gimnasia y Esgrima de la Plata hubiera tenido un ACV.  «También es mentira que haya tenido una recaída en un cuadro de adicciones». El exastro, añadió, «está limpio de cocaína, completamente, pero por instantes tiene excesos con el alcohol y por instantes no. Esta cuarentena y los problemas familiares son horribles para él».

Calmantes recetados
No obstante reconoció haberlo visto «desganado, más enojado y a veces no me deseaba recibir». Mencionó que nuestro Maradona accedió a ir a la clínica después de que le explicara la importancia de combatir los problemas que surgieron en las últimas horas.

«Diego está bien; si quiere se para y se marcha. Mas la iniciativa es dejarlo allí hasta que halle el estado óptimo». Todo se corroborará con estudios de laboratorio. Luque llamó a no prestar atención a «especulaciones que no merecen la pena».  

Desde hace ya tiempo, Maradona ingiere calmantes recetados. «Son tratamientos que nosotros proseguimos porque algunos medicamentos no se tienen la posibilidad de sacar de esta forma nomás. El cuerpo lleva a cabo tolerancia y retirarlos de forma radical puede ocasionar problemas».

Preocupación general
«Hay que cuidar de Maradona», tituló el períodico deportivo Olé.  De acuerdo con la publicación, el exjugador «está decaído, sin ganas de comer, de charlar. Extraña bastante a sus progenitores (ambos fallecidos años atrás). El cumpleaños fue una fecha que le removió varias cosas. Tiene roto el corazón». Su hija Gianinna apuntó con una dosis de piedad: «Me parte el alma verlo de este modo». Dalma, la hermana más grande, expresó su deseo de que «esté bien».

Su entrada al sanatorio bonaerense se decidió escasas horas después del corto homenaje que sucedió en el estadio de Gimnasia y Esgrima antes del partido que su conjunto disputó con Patronato de Paraná por la primera fecha de la Copa de la Liga Profesional. Diego exhibió adversidades para caminar y hubo de ser acompañado por dos ayudantes. Tras charlar con líderes de la Federación de fútbol, se sentó en el sillón que tiene al costado del banco de suplentes. Antes que concluyera el primer tiempo se retiró a su hogar.

Días antes de su cumpleaños, Maradona debió ser apartado por haber tenido contacto ajustado con un individuo sospechosa de haber contraido el covid-19.






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí