La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, reconoce que los últimos datos del comercio minoristas detallan que falta confianza entre los clientes pero repite que las ayudas previstas por el Ejecutivo y las Comunidades autónomas van a ser suficientes para recuperar al sector del comercio y el turismo el próximo año. Maroto ha asegurado tras la reunión sectorial mezclada de turismo y comercio que los datos de noviembre del Instituto Nacional de Estadística (INE) «todavía reflejan» los efectos de las restricciones de apertura comercial en aforos y de movilidad, algo que deberá ser minimizado en el futuro con la mmayor digitalización del sector.

La ministra ha destacado que la reunión con las comunidades autónomas «fué muy positiva» y que va a ser primordial «proseguir haciendo un trabajo juntos y en coordinación». Asimismo ha asegurado que los sectores del turismo y el comercio fueron «los más favorecidos» por las ayudas del Gobierno en medias de acompañamiento contra la crisis del covid-19, primordialmente por la vía de los ertes, con 746.900 trabajadores protegidos por ertes y 346.814 millones de euros en posibilidades. Un total de 578.199 compañias han recibido hasta la actualidad alguna ayuda por una cuantía global de 110.972 millones de euros.

Acompañamiento a la hostelería

Las medidas de acompañamiento para la hostelería aprobadas por el Consejo de Ministros por unos 51.000 millones de euros distan todavía bastante de ser el plan integral de rescate que el área turístico lleva meses reclamando y que resulta infaltante para la viabilidad de un sector estratégico para la economía española.

Las organizaciones que conforman Juntos con la Hostelería (FIAB, AECOC y Hostelería de España) insisten en que lo único que puede salvar el futuro del sector es un verdadero plan nacional de salve con ayudas directas al sector, al estilo de los que han aprobado países como Francia, Italia o bien Alemania.

Según datos de Hostelería de España, a falta de un plan integral de salve que los hosteleros y las organizaciones que los representan vienen reclamando podría llegar a destruirse el 40% del tejido empresarial del sector.






Fuente