El papel de Pepa, la partera protagonista de El secreto de Puente Viejo, cambió la vida de Megan Montaner (Huesca, 1987). Desde entonces no ha parado de trabajar, en títulos como Sin identidad, La embajada, Velvet colección, Víctor Ros y La caza. Monteperdido. Ahora se encuentra dentro de las personajes principales de la serie de HBO 30 monedas.

Interpreta a la veterinaria Elena, que se ve superada por la situación cuando empiezan a ocurrir cosas extrañas en el pueblo. Pero ella no se amilana…

Elena es una mujer que quiere tener una vida normal y sosegada, mas cuando se ve afectada por una secuencia de acontecimientos paranormales, intentara saber qué es lo que está pasando y por qué razón. Por mucho que sea una mujer de ciencias y escéptica a pensar en fuerzas sobrenaturales, le va a tocar enfrentarse a e procurará abrir los ojos de los que tiene cerca para que le asistan y poder vencerlas. Es una mujer inquieta, curiosa, intuitiva y, sobre todo, valiente.

La vemos cubierta de sangre desde la primera escena, con el extraño parto de la vaca. ¿Fué un rodaje difícil para usted, con secuencias como esa? ¿Es aprensiva a la sangre?

Nunca me había tocado llevar a cabo escenas como las que he hecho con el personaje de Elena, lo cual es muy divertido y gratificante como actriz. Ha sido un rodaje riguroso porque es un proyecto riguroso. Requería que todo saliese bien a la primera. Aunque hayamos tenido seis meses para rodarlo siempre falta tiempo. Mas eso te hace estar muy alerta. Yo reconozco que me va bien trabajar con presión. Te hace dar el 200% de uno mismo. Y no, no soy aprensiva a la sangre.

La serie es una combinación del género fantástico, humor negro, acción, secreto, terror… ¿Es quizá el emprendimiento más terminado en el que trabajó?

Es la más diferente a todo cuanto haya podido llevar a cabo antes. Álex tiene patentado su género.

¿Cómo fue rodar con él? ¿Pudo hacer aportaciones a su personaje?

Álex es un director impresionante del que no dejas de estar aprendiendo cosas siempre, su cabeza va a mil revoluciones por minuto y debes intentar adaptarte a llevar su agilidad. Es un con pasión de su trabajo y eso se aprecia en cada plano. Sabe mucho, y eso nos ofrece mucha seguridad, sabes que andas en las manos adecuadas y que únicamente debes confiar y jugar. En relación a las aportaciones, no fueron primordiales porque Álex y Jorge Guerricaechevarria habían construido tan bien los individuos y sus tramas que no era primordial. Aun así siempre había permiso para presenciar y evaluar. Otra cosa es que funcionara.

Los primeros capítulos son frenéticos, ¿va a ser la tónica habitual de toda la serie?

El primer capítulo es frenético, pero según van pasando el resto de capítulos, cada vez lo son cada vez cada vez más. No hay tregua y eso la hace especial.

La tele está incorporando a directores que antes se centraban más en el cine, como De la Iglesia. ¿Piensa que ahora los proyectos más atrayentes y arriesgados están en la pequeña pantalla?

Pienso que gracias a las plataformas, las series tienen menos corsés y censuras. Exponen considerablemente más que antes en el momento de contar historias y es una enorme posibilidad de trabajo sin fronteras para todos y cada uno de los que nos encontramos metidos en el área audiovisual. Técnicos, actores, directivos… No creo que estén los proyectos más atrayentes, es solo que se han igualado. Ahora no hay mejores ni peores. Mas la posibilidad de repercusión que puede tener la ficción en uso contínuo es un escaparate difícil de igualar hoy en dia.

En El misterio de Puente Viejo, Víctor Ros, Sin identidad, Velvet: colección, Gran Hotel y La caza. Monteperdido ha interpretado a mujeres fuertes, como en 30 monedas. ¿Por qué piensa que le acostumbran ofrecer esos papeles? ¿Tiene ganas de llevar a cabo otros registros, quizás más cómicos?

Esa pregunta se la haría a los que tienen la última palabra a la hora de elegir un casting (ríe). La realidad es que frecuentemente, en el momento en que funcionas bien en un género de papel, no desean poner en riesgo a saber cómo funcionarás en otro registro. Es nuestra pelea continua. Ser actor es jugar a ser quien no eres, alejarse de uno mismo y hacer verdad, y eso conlleva meterte en la piel de individuos muy dispares, pero no siempre te dan la posibilidad. Se debe ofrecer la tesitura de que un director, cadena, productor o director de casting confíe en ti y piensa que puedes llevar a cabo otras cosas. Que puedes contar historias desde otro lugar.

Ha rodado una segunda temporada de la serie de TVE-1 La caza en Mallorca, en la Sierra de Tramuntana. ¿El ritmo más pausado de esta ficción, con la importancia de sus silencios, proseguirá que se encuentra en estos nuevos episodios?

Es algo que caracteriza a esta serie, mas sí es verdad que el espectador podrá notar una activa diferente en esta segunda temporada.

¿Al grupo de La caza le resultó muy difícil el rodaje de esta segunda temporada, ya que les pilló por medio la pandemia y el confinamiento?

Al principio resultaba extraño no poder tener la cercanía física a la que estabas habituados con los compañeros, sobre todo del equipo técnico. Daba la sensación de que estábamos en Marte con esas pantallas, las máscaras, las gafas, los geles, la distancia de seguridad, los termómetros, las pruebas de PCR… Mas había que adaptarse. Frente todo está nuestra salud.






Fuente