El centro de terapias para el síndrome Rett, estrenado hace un año en Badajoz, el primero de estas peculiaridades en Extremadura, atiende hoy en dia a una quincena de familias con pequeños que padecen esta u otras anomalías de la salud del neurodesarrollo.

El presidente de la asociación Mi Princesa Rett, Francisco Santiago, ha afirmado que pese a las adversidades encontradas por la pandemia, el centro está actualmente al 90 por ciento de su capacidad.

En estas instalaciones se trabaja primordialmente en labores de psicomotricidad, fisioterapia y técnicas multisensoriales, un espacio pionero en la comunidad con tratamientos punteros que contribuyen a poner coto a una patología sobre la que queda bastante por investigar.

En el mes de noviembre del 2019 echaba a andar este proyecto fruto de la insistencia y de muchos años de sacrificios de esta asociación, idea que sin embargo poco tiempo después se halló de bruces con la pandemia. La situación generada por el coronavirus está haciendo entre otras cosas más difícil poder comprar un sistema de terapia robótica que incentiva principalmente el movimiento y que la asociación desea añadir a sus elementos. Además hace mucho más difícil que familias de fuera de la región logren acceder al centro, gracias a las restricciones y a las restricciones, lo que propicia que la mayoría de sean hoy en día de la capital pacense. En este sentido, Santiago ha mostrado las dificultades que su asociación, como el resto de colectivos, pasó desde el inicio de la pandemia para mantener o bien aumentar sus proyectos, aunque «poco a poco se consiguen alcanzar los objetivos, con mucho esfuerzo y con la implicación de la ciudadanía».






Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí