El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, anunció este martes en la inauguración de la feria internacional del libro en España, Liber 2020, un incremento previsto en su ministerio de algo más del 38% para tranquilizar al mundo editorial, que se ha visto muy afectado en los últimos meses por la pandemia. Esto aumentará las partidas de 650 millones a 900, según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado.

«Ese presupuesto debe ser el punto de partida del pacto por el libro y la lectura», Ha asegurado el ministro, que ha participado vía telemática, aludiendo a un pacto que todos los actores de la industria editorial llevan meses solicitando. Destacó, además, que «una de las diez políticas de palanca» que el Gobierno ha colocado en el horizonte poscrisis es la de las industrias culturales y deportivas: «Ahí tenemos un nivel importante de recursos para los próximos tres años», y mencionó como ejemplo «profundización de la digitalización en el sector del libro».

Cultura segura

Para el consejero, «la cultura es una industria, y la cultura y los libros son un derecho fundamental», y ha añadido que, como había comentado poco antes la consejera de Cultura de la Generalitat, Àngels Ponsa, «la cultura es segura y hoy es De nuevo lo demostraron en esta inauguración del Liber, porque saben organizar bien las cosas ”. Tras elogiar al sector del libro como «uno de nuestros puntos fuertes», Rodríguez Uribes dijo a los editores que «tenemos meses difíciles por delante, pero juntos saldremos más fuertes de esta crisis».

Un ejemplo de esa ilusión que quería transmitir es «el horizonte de la feria del libro de Frankfurt en 2022» en el que España será la invitada de honor, donde será «la cultura en todos nuestros idiomas». Por delante, añadió, «un atractivo plan de trabajo que va más allá de la retórica».

La ministra ha hecho, como antes la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, una apuesta por «reforzar el tejido de las librerías». El presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Miguel Barrero, ha pedido a la ministra una «mayor especificidad» al Gobierno en relación a la lectura y los libros y ha destacado que la «retórica caracterizó el discurso político sobre este tema». debe especificarse en medidas «reales y efectivas».

Críticas a la política cultural

El sector editorial ha percibido, dijo, «una continua ausencia de una política cultural de carácter estratégico y de Estado en cuanto al libro y la lectura». y la retórica, agregó, ha venido de la derecha y de la izquierda, pero «no hemos visto el compromiso y la convicción de la derecha ni de la izquierda.

En julio de 2019 escuchamos al ministro Guirao hablar de convertir este país en un poder de lectura; y al actual ministro en febrero hablar de un pacto por la lectura y, finalmente, el 7 de octubre, el presidente del Gobierno nos considera una de las palancas de el Plan de Recuperación ”, dijo Barrero. Los editores esperan que «esta vez sí» las cosas sucedan en las direcciones indicadas y «se concretarán medidas que repercutirán en un sector que constituye la primera industria cultural, un activo económico de relevancia en términos de empleo, PIB y comercio» equilibrio y uno de los patrimonios literarios más ricos del mundo «.

Tras la inauguración, se entregó el Premio Tributo Liber 2020 a la directora editorial de Penguin Random House, Núria Tey, premio que otorga la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). Es un reconocimiento a la labor editorial de más de treinta años que lleva a cabo Tey, enfocada a promover el libro de bolsillo, atraer lectores y descubrir nuevos autores.

Isabel Allende premiada

En el mismo acto se entregaron los Premios Liber 2020, que este año recayeron en la web literaria Zenda (Promoción de la lectura en los medios); la serie de Netflix ‘El Vecino’ (mejor adaptación audiovisual de una obra literaria); la cadena de librerías Elkar del País Vasco y Navarra (Premio Boixareu Ginesta al librero del año); y la Biblioteca Eugenio Trías de Madrid (promoción de la lectura a bibliotecas abiertas al público). Isabel Allende ha recibido «virtualmente» el Premio Liber a la autora iberoamericana más destacada y en su discurso ha dedicado el galardón a dos personas ya desaparecidas que fueron fundamentales en sus inicios como escritora, su agente literaria Carmen Balcells y el editor Mario Lacruz, que le abrieron las puertas de Plaza y Janés, donde debutó hace 38 años con «La casa de los espíritus».

“Recibo este premio en un momento apocalíptico”, ha dicho Allende irónicamente, “en medio de los incendios californianos que tiñen de rojo el cielo, la pandemia y la aterradora posibilidad de que Trump sea reelegido” en Estados Unidos.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí