El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, tras la finalización del proyecto desarrollado por Iberdrola para revivir uno de los grandes símbolos arquitectónicos de Extremadura, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993, pone en marcha la iluminación decorativa.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, asistió a la inauguración del nuevo alumbrado. el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el Ministro Provincial de la Provincia Franciscana de la Inmaculada Concepción, Padre Juan Carlos Moya; y el Alcalde de Guadalupe, Felipe Sánchez Barba.

En su intervención, Ignacio Galán afirmó que este trabajo de conservación del patrimonio histórico-artístico «puede ayudar a difundir nuestros orígenes y nuestra cultura y promover un turismo de calidad, crucial para la recuperación económica de las regiones», al que pertenece Guadalupe. .

Añadió que impulsar el desarrollo económico y social es «una responsabilidad y un compromiso» de Iberdrola para crear «valor sostenible en todas las regiones» donde operan, indicó la compañía en un comunicado de prensa.

La obra desarrollada por Iberdrola durante los últimos cuatro meses mejora el volumen del conjunto arquitectónico -con estilos gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico- mejorando sus altibajos tras reforzar los cuerpos superiores del monasterio: torres, fachada principal con sus crestas y cúpula.

El proyecto también contribuye a la sostenibilidad mejorando la eficiencia energética en un 60% y evitando la emisión de 5,3 t CO2 al año.

La iluminación combina el uso de la última tecnología LED con una cuidadosa instalación y control de la brillante luz nocturna. El alcance de la iluminación en el monasterio también se amplió con la instalación de 197 proyectores.

Esta iniciativa se enmarca en el programa de conmemoración del XXV. Aniversario de la declaración del Real Monasterio como Patrimonio de la Humanidad.

Como parte del programa Iluminaciones de sus inicios, la empresa ha trabajado en más de 40 monumentos en España, incluido el histórico puente romano de Alcántara en Cáceres. la fachada del Congreso de los Diputados de Madrid; la Catedral de Ávila o el interior de la Catedral Nueva de Salamanca.

Las actividades en Guadalupe se enmarcan en la apuesta de Iberdrola por la creación de valor en las comunidades donde opera la compañía, como Extremadura, que se ha convertido en el centro de su estrategia de desarrollo de energías renovables en España y desarrollará 2.000 MW de energía renovable en 2022.

Tras la puesta en marcha de la mayor planta fotovoltaica de Europa, Núñez de Balboa, Iberdrola afronta la construcción de siete proyectos renovables en la región con una potencia total de 728 MW en los próximos meses.

También está pendiente la central Francisco Pizarro (590 MW). Estas medidas supondrán una inversión de más de 1.500 millones de euros y la creación de miles de puestos de trabajo en la comunidad, destaca la compañía.

En Extremadura, la compañía ya gestiona una decena de sistemas energéticos con una potencia total de 3.600 MW y cuenta con más de 12.000 km de líneas eléctricas con las que da servicio a más de 350.000 clientes.


.



Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí